Horario de Invierno: Tips para adaptarte al cambio de horario

El horario aplica hasta este domingo 24 de octubre, pero siempre se recomienda atrasar tu reloj desde una noche antes para evitar problemas al día siguiente

Horario de Invierno: Tips para adaptarte al cambio de horario
HORARIO DE INVIERNO. Recuerda que el reloj biológico tarda en acostumbrarse a un cambio repentino como este. Foto: Pexels

Como ya es costumbre, este domingo los relojes deberán atrasarse una hora para adaptarse al nuevo horario estacional de otoño e invierno, que tiene como objetivo aprovechar mejor la luz natural del día y reducir el consumo energético.

Normalmente el horario aplica hasta este domingo 24 de octubre, pero siempre se recomienda atrasar tu reloj desde una noche antes para evitar problemas al día siguiente con la cuestión del nuevo cambio.

Cabe destacar que este cambio anual es una práctica que se realiza desde hace 24 años en nuestro país, sin embargo, en algunas personas ocasiona alteraciones de sueño durante los días posteriores tales como una sensación de cansancio o desorientación. Dichas alteraciones pueden sentirse de forma más leve o más fuertes, dependiendo el tipo de persona, la edad que tengan o el tipo de vida que llevan.

Foto: Pexels

Aunque estos desajustes en el organismo no suelen durar más de cuatro o cinco días, que es lo que nuestro cuerpo tarda en acostumbrarse a un nuevo ciclo de sueño, sí es útil conocer algunos consejos que te ayudarán a pasar al nuevo horario de manera más fácil. 

Recuerda que el reloj biológico tarda en acostumbrarse a un cambio repentino como este, muy parecido al que sucede con el jet lag cuando sale de viaje a otros países con horarios muy distintos al nuestro. 

Cambio de horario, cambio de mentalidad

No pienses en que ahora rendirá menos el día, al contrario. ¿Por qué no disfrutas de una hora más de la mañana? Piensa en cómo la aprovecharás. La luz activa al organismo si te levantas temprano, porque tienes más energía. Además ten en cuenta que con este Horario de Invierno se siente como si durmieras más, y eso es un punto muy a favor.

¿Cómo despertarse más rápido?

Para adaptarse al cambio, debes darte un tiempo. No es recomendable abrir la cortina o persiana de un tirón, ya que es un cambio agresivo para tus ojos. Como consejo, trata de dormirte un poco más tarde de tu horario habitual, como máximo una hora más tarde, así te levantarás a una hora en que tu organismo se sienta habituado, puesto que el número de horas no cambiará.

Ah y de preferencia, antes de dormir no te expongas por mucho tiempo a las pantallas de teléfonos celulares o computadoras, pues eso sólo logrará que te cueste más conciliar el sueño.

Todo tiene un ritmo, tómalo en cuenta

Es probable que te levantes un poco antes en la mañana y por ser domingo te sientas más cansado por la tarde. Recuerda que si llevas un ritmo de vida normal (con el típico horario Godín 9:00-18:00 horas) los problemas serán un tanto anecdóticos y quizás en un par de semanas ya estarás sincronizado con el nuevo horario.

Paciencia, ante todo, paciencia

Las personas adultas mayores y los niños tardan un poco más en adaptarse a este horario, ya que su cambio de rutina para despertar, dormir y comer se realiza de forma paulatina. Es recomendable que toda la familia consuma vitamina C, presente en alimentos como la naranja, el kiwi, el brócoli y la espinaca, por citar algunos ejemplos y el ginseng para poder sobrellevar el cambio.

Procura salir a tomar el sol, para que el cuerpo se reanime al generar melatonina, encargada de la regulación del ciclo sueño-vigilia para poder empezar con suficiente energía el lunes por la mañana. Es imprescindible para asimilar la vitamina D, que es la que regula el estado del ánimo. Media hora será suficiente, aunque depende mucho de la cantidad de piel que esté expuesta y de la cantidad de sol que tomes.

Acostúmbrate a un horario específico

Se recomienda habituar a tu cuerpo a tener un horario estricto para descansar y esforzarse por adoptar un ritmo de vida correspondiente a la nueva hora, dentro de las actividades cotidianas que realizas como despertar, ir a trabajar, comer y finalmente dormir. Es importante también tener un lapso para ejercitarte diario, sin que existan los pretextos, por ejemplo, una caminata diaria de 30 minutos a la hora que mejor te convenga, es un buen comienzo. 

Cena ligera

Por la noche es preferible no cenar alimentos en grandes cantidades o pesados en cuestión de harinas o grasas, ni consumirlos demasiado tarde, por decir pasando las 9 de la noche, ya que con ello entorpecerás la conciliación del sueño, ya que será más difícil realizar la digestión.

¿Amas el café? Despídete (un poco) de él

El café y las bebidas con cafeína, como ciertos refrescos o bebidas energéticas ayudan un poco por las mañanas para despertarte, pero no son recomendables para que las consumas en las tardes ya que podrían alterar tu ciclo de sueño. 

¡No flojees!

Dirás que es mala onda que si el Horario de Invierno comienza en domingo, no sea justo pasarte todo el día acostado, pero en este fin de semana precisamente que inicia, procura no pasártela todo el día en tu cama, pues corres el riesgo de no poder dormir en la noche y por consecuencia, te será difícil levantarte por la mañana. 

Reorganiza tus tiempos

Durante los días del Horario de Invierno podrás darte cuenta en qué momentos tienes más energía y en cuáles estás más desganado. aprende a escuchar a tu cuerpo y ajusta tus actividades que exigen más actividad física y mental, por ejemplo, si te es posible, adelanta un poco tus actividades en el trabajo, para salir un poco antes sin quedar tan agotado, así sentirás que el día no se va tan rápido, si no puedes hacer esto, deja las tareas menos pesadas para la última hora.

Evita las siestas

Dormir más horas de lo normal no es recomendable, el promedio ideal son ocho horas, mínimo siete, así como tampoco se recomienda hacer siestas sino sueles hacerlas normalmente. Si te sientes muy cansado, procura que no sean siestas de más de 30 minutos, aunque si sientes que no llegas al final del día, no es buena opción optar por tomar café o bebidas energéticas, mejor haz un poco de ejercicio, como una serie de estiramientos por la tarde, esto te reactivará y oxigenará tu cerebro

Foto: Pexels

Evitar comer de más

Muchas personas se sienten más atraídas por la comida en este horario, ya que se habitúan a una hora específica para tomar sus alimentos. Si  por algún motivo no puedes adelantar tu hora de comida; asegúrate de llevar algo ligero para comer a media mañana o tener a la mano tentempiés sanos, para no estar hambriento y agotado; de lo contrario te sentirás sin energía antes de comer y después de darte el atracón.

Foto: Pexels

 


Compartir