EL CHAVO DEL 8

El Chavo del 8: La inesperada confesión que le hizo Chespirito a Rubén Aguirre días antes de su muerte

El actor fue uno de los que tuvo mejor relación con el creador de "El chavo del 8", por ello, decidió cumplir su última voluntad en vida

ESPECTÁCULOS

·
Chespirito le hizo una petición a este actorCréditos: Especial

Algunos de los actores de "El Chavo del 8" le deben el éxito de su carrera a Chespirito, también conocido como Roberto Goméz Bolaños. Y, aunque algunos salieron de pleito debido a sus diferencias con el protagonista y su esposa Florinda Meza, hubo otros como Rubén Aguirre que estuvieron a su lado hasta su muerte. 

Y es que después del éxito de la serie de comedia, miembros del elenco renunciaron a la serie que fue decayendo poco a poco tras su ausencia. Además, lucharon por los derechos de los personajes contra Chespirito, pues algunos de ellos siguieron explotando nombres como Quico o La Chilindrina.

La situación con Rubén Aguirre era muy diferente, pues el actor siempre tuvo una buena relación con Chespirito, incluso lo acompañó hasta sus últimos días. Antes de morir, Roberto Goméz Bolaños le hizo una petición a su compañero que no dudó en cumplir. 

Esta fue la última voluntad de Chespirito que cumplió el "Profesor Jirafales"

Dentro de "El chavo del 8", Rubén Aguirre interpretaba al Profesor Jirafales, quien le enseñaba al Chavo en la escuela. Cuando la salud de Chespirito empeoró con el tiempo, el actor lo visitaba de manera frecuente a él y a su esposa Florinda Meza y según relató el mismo actor, cumplió una de su voluntades.

Al preguntarle que podía hacer por él mientras estaba enfermo en casa, Chespirito solo le pidió que se mantuviera en contacto, algo que nunca dejó de hacer hasta su muerte. Rubén Aguirre aseguró que se quedó tranquilo al poder cumplir su última voluntad, de su fallecimiento ya van 8 años.

Sigue leyendo: 

El Chavo del 8: Ésta es la teoría que asegura que la vecindad era un psiquiátrico

El personaje con el que Carlos Villagrán se hizo famoso y nadie recuerda, ¡no es Quico!