SELENA

Damayanti Quintanar es una mujer real que da vida a Yolanda Saldívar

La actriz Damayanti Quintanar obtuvo su primer protagónico en la serie 'La muchacha que limpia', tras 17 años de carrera

ESPECTÁCULOS

·
La actriz Damayanti Quintanar subió kilos para dar vida a Yolanda Saldívar, la asesina de Selena. Foto: Especial

Damayanti Quintanar es delgada, de estatura promedio y de tez blanca y también ha sufrido discriminación, un mal que cualquiera puede sufrir. Lo padeció más al inicio de su carrera cuando en una cadena de televisión le dijeron que no tenía el perfil.

“Hay estándares de belleza equivocados, porque no son los de la realidad de la mayoría de la gente, por eso las operaciones y dietas venden tanto, porque la industria nos muestra algo que prácticamente es irreal. Durante muchos años me dijeron que no, por no tener el perfil y curiosamente, después mis series las transmitieron en esa televisora”, contó la actriz que protagoniza “La muchacha que limpia”, la nueva serie de HBO Max.

A ella le gustan los retos y transformarse en cada personaje. Lo demostró al interpretar a “Yolanda Saldívar” en “El Secreto de Selena”, subiendo 18 kilos de peso, lo que le valió varios elogios, pero emocionalmente fue difícil, porque se dio cuenta de otra fobia de la sociedad.

“No sólo por ser moreno te discriminan, también por tu clase social,  la obesidad o ser una mujer más ancha, vivimos en una sociedad gordofóbica… Cuando di vida a Yolanda la gente me trataba diferente, era gris, no me volteaban a ver, fue muy fuerte”, explicó. 

Por eso, está contenta de trabajar en producciones donde muestran a mujeres reales. En La muchacha que limpia, el primer casting fue de voz, tras otras pruebas y varias semanas de espera, le notificaron que el papel era suyo. 

INFANCIA DEPORTIVA

Su amor por la actuación surgió en la preparatoria cuando entró al taller de teatro , hasta ese momento, su pasión era la natación, incluso participó en competencias locales en Aguascalientes y nacionales. Sin embargo, cuando estaba bajo el agua, su mente proyectaba en los azulejos de la alberca, historias que iba desarrollando brazada tras brazada, ahora entiende que ya pensaba en su actual profesión.

Hoy está feliz con el protagónico y espera que sea el primero de varios, ya que tardó 17 años en llegar.

POR PATRICIA VILLANUEVA

MAAZ