Gaby Spanic experimenta amor juvenil

Gaby Spanic considera que en el amor no hay edad ni clases sociales, por eso espera inspirar a que más mujeres disfruten su vida sin pensar en el qué dirán

Gaby Spanic experimenta amor juvenil
Gaby Spanic dará vida a Fedora, una mujer empoderada en la telenovela Si Nos Dejan. Foto: Especial

 A sus 47 años, la actriz Gabriela Spanic no se detiene a escuchar críticas, prefiere seguir y disfrutar su trabajo ya sea en un teatro, reality show o una telenovela, intentando inspirar a que más mujeres hagan lo mismo, por eso espera que su nuevo personaje “Fedora” en la telenovela Si nos dejan, rompa estereotipos al gozar un romance con un hombre más joven.

“Es común que las mujeres se relacionen con hombres jóvenes y no precisamente sean cougars, sólo es amor y pasa mucho, por eso es importante contarlo, porque en los hombres se ve normal, pero a nosotras nos critican más si tenemos un amor juvenil”, contó la actriz, quien con esta participación regresa a los melodramas, después de siete años de ausencia.

La historia es protagonizada por Mayrín Villanueva, Alexis Ayala y Marcus Ornellas, y es una adaptación del melodrama Mirada de mujer de 1997, por lo que considera que pocas cosas han cambiado. Su personaje es una mujer empoderada que tras tres divorcios decide disfrutar el presente, sin pensar en el qué dirán, una filosofía que aplica en la vida real. 

“Es más fácil complacer a Dios que al mundo. Así que a dar lo mejor y mientras avanzas las críticas se van atrasando y hay tabúes que a veces no entiendo porque siguen existiendo en pleno siglo XXI, como el machismo que aún existe en la sociedad y sólo podremos erradicarlo si trabajamos juntas en pro de nuestro beneficio”, agregó.

Desde hace 10 años apoya causas de ayuda a mujeres maltratadas y constantemente da charlas para que más personas alcen la voz sobre la violencia que han sufrido, “sé que a veces el dolor es fuerte y además sienten pena por ser juzgadas, pero al no hablar nos volvemos cómplices y hay que pedir justicia, porque tanto en México como en Latinoamérica hay mucha corrupción ante los castigos que reciben los victimarios”.

 

Por Patricia Villanueva

maaz


Compartir