VICENTE FERNÁNDEZ

Vicente Fernández: “Un azteca en el azteca” así fue el último concierto que dio el Charro de Huentitán

Fue en 2016 cuando Vicente Fernández se despidió de los escenarios ante miles de personas en la Ciudad de México

ESPECTÁCULOS

·
Vicente Fernández fue ovacionado por miles de personas en el Estadio Azteca. Foto: Cuartoscuro

Fue el 16 de abril de 2016 cuando Vicente Fernández se paró por última vez ante su público en el enorme y afamado Estadio Azteca ubicado en la Ciudad de México, fue ahí en donde presentó su show “Un azteca en el Azteca”.

Con 76 años de edad, una voz envidiable, y su clásico traje de charro impecable, así es como salió Vicente Fernández al escenario para interpretar las canciones que lo convirtieron en el mayor de los íconos de la música ranchera de nuestro país y del mundo.

Mientras el público no deje de aplaudir…

El estadio Azteca abrió sus puertas desde las 6:00 pm de aquel 16 de abril pero no fue hasta minutos después de las 9 de la noche que “El Charro de Huentitán” salió al escenario y comenzaron a sonar los acordes de “No me sé rajar”.

Las gradas del estadio Azteca estaban abarrotadas por familias completas pues al concierto asistieron desde los pequeñitos de la casa hasta los abuelitos que disfrutaban de todos los éxitos de Don Chente, además entre el público no solo estaban mexicanos, había gente de varios países que son fanáticos de la música de Vicente Fernández.

Tal y como lo dijo Don Vicente Fernández, él no dejó de cantar hasta que su público no dejó de aplaudir, es por eso que el Charro de Huentitán interpretó unas 60 canciones a lo largo de la noche del 16 y parte de la madrugada del 17 de abril.

“Lástima que seas ajena”, “Mujeres divinas”, “Acá entre nos”, “La Ley del Monte”, “Hermoso Cariño” fueron algunas de las canciones más coreadas, mientras que con “Estos celos” puso a bailar a la gente quienes entre el calor de las copas cada vez gritaban y cantaban más y más fuertes los éxitos del Charro más querido de México.

Sus invitados

Esa noche además de su público, Don Vicente estuvo acompañado por su incondicional esposa Doña Cuquita y claro de toda su familia, sin embargo, en el escenario solamente tuvo a un invitado de honor:  su hijo Alejandro

A mitad del concierto, tal y como lo hizo al inicio de la carrera de Alejandro, lo presentó ante el público que esa noche sería testigo del último concierto del Charro de Huentitán.  

Alejandro agradeció a su padre por el gran legado musical que le heredó e hizo una promesa ante las miles de personas que acompañaron a Don Chente ese día.

“Te prometo, te juro que jamás voy a dejar morir la música mexicana … y la seguiré llevando por todo el mundo”. dijo Alejandro Fernández

“Paloma querida”, “Matalas” y “Mi padre” fueron los temas que El Potrillo interpretó esa noche .