FRIDA KAHLO

Frida Kahlo sufrió bullying y usó uno de sus apodos para firmar sus obras; te decimos cuál

Frida Kahlo tuvo una vida muy poco común y como muchos niños y niñas sufrió acoso escolar en su infancia, etapa en la que le pusieron un apodo que terminó usando para firmar algunos cuadros

Frida Kahlo sufrió poliomielitis cuando tenía tan solo 6 años de edad. FOTO: Instagram
Escrito en CULTURA el

Frida Kahlo es uno de los personajes referentes en la historia de la pintura nacional e internacional, la artista mexicana no solo cautivó con su trabaja pictórico, sino también con su personalidad arrolladora, la cual la llevó a romper tabúes y estereotipos en una época en que lo tradicional y el bajo perfil imperaba al interior de una sociedad costumbrista, machista y conservadora. 

Kahlo, cuyo verdadero nombre fue Magdalena Carmen Frieda Kahlo, tuvo una vida tan peculiar que incluso se han realizado documentales y películas en torno a ella; desde pequeña vivió una serie de circunstancias que determinaron la dirección que toaría su vida. Tuvo desde pequeña una muy delicada salud pues a los 6 años padeció poliomielitis, debido a lo cual una pierna le quedó más corta que la otra.

Esto dio pie a que en la escuela a la que asistía, sus compañeros la acosaran y le pusieron un apodo el cual recordaría toda su vida, a grado tal que algunas de sus obras pictóricas las firmó con este mote. Sus compañeros la apodaron: "Frida pata de palo", algo que con el paso de los años lo retomó como seudónimo en algunos de sus famosos cuadros. Frida fue hija de Guillermo Kahlo, un destacado fotógrafo de origen alemán cuya carrera la desempeñó a lo largo de la época porfiriana; su trabajo, bien remunerado, le permitió ofrecer una buena educación a sus hijas.

El accidente que cambió su vida para siempre

Pocos saben que Frida Kahlo estudió medicina en la Escuela Nacional Preparatoria, sin embargo, hubo un incidente que la marcaría por completo y determinaría el destino de su vida; uno de aquellos días en que iba de camino a su escuela a bordo de un autobús, junto a su entonces novio Alejandro Gómez Arias, se percató que había olivado su paraguas, por lo cual se bajó para regresar por éste y volvió a tomar otro camión

Aquel 17 de septiembre de 1925 un tranvía se accidentó contra el segundo camión en el que viajaba Frida y la joven de 18 años terminó con las costillas, las clavículas, la pelvis, la pierna derecha, el hombro y la columna seriamente lastimados, esto debido a que un enorme trozo de hierro la atravesó a la altura del abdomen y el útero, razón por la cual nunca pudo ser madre.

Esto la llevó a permanecer en cama en recuperación durante muchos meses, momento en el que la pintura comenzó a cobrar un lugar central en su vida. Así, a lo largo de su extensa convalecencia, Frida Kahlo comenzó a pintar de manera más constante, lo que se convertiría en una dinámica que continuaría el resto de su vida. En su obra, Kahlo reflejó muchos de los sucesos que marcaron  su existencia, así como los sentimientos que le generaron, particularidades de sus obras que terminaron cautivando a sus admiradores y compradores de arte.