OBRAS DE ARTE

Miguel Peraza: “El hombre del portafolio” somos todos

El escultor mexicano Miguel Peraza habla de la historia de “El hombre del portafolio”, su restauración y reubicación

“Tenemos que darle otro significado a las urbes, la recuperación de los espacios es muy importante'.
Escrito en CULTURA el

Después de que “El hombre del portafolio”, escultura de Miguel Peraza fuera fracturada y vencida por eventos ocurridos entre 2019 y 2020, el escultor rememora un poco sobre la existencia de la pieza, y es que entre 1987-1988 ésta formó parte de la exposición “La marcha de la urbanidad”, una muestra que inspiró en los hombres del campo, quienes, en un fenómeno muy marcado en ese tiempo, decidieron migrar a la gran ciudad.

“Yo venía de estar haciendo esculturas de corte rural y de hombres trabajando en el campo porque estuve muchos años vinculado a la parte de la educación y la alfabetización rural, luego me di cuenta que estaba ocurriendo un fenómeno muy curioso y es que en ese momento los hombres que estaban abandonando el campo para irse a vivir a la ciudad, en parte por buscar otras oportunidades, pero también por dejar de ser y dejar de tener la imagen campesina para convertirse en seres urbanos”, contó Peraza.

“Para mi había circunstancias importantes y una era entender que el campo rural se estaba transformando y que de alguna manera nuestra revolución agraria fue vencida por las ciudades y la urbe, el lugar donde coincidimos todos y donde se concentran la mayor cantidad de actividades cotidianas”, dijo el escultor, quien explicó que de alguna manera “El hombre del portafolio” se inserta en ese movimiento planetario y estético en el que pocas obras fueron insertadas, como el de retratar al hombre trabajador.

Sobre lo que representa que la obra de Peraza fuera restaurada y fuera regresada a Paseo de la Reforma en el mes de junio de este año, el escultor expresó que resulta en un acto esperanzador.

“El regreso de “El hombre del portafolio” se da en medio de una pandemia, lo cual resulta en un elemento simbólico esperanzador, en parte para mantener la memoria de la humanidad y la sociedad, pero también, para que una vez que logremos rebasar estos problemas del COVID-19 permanezca en nosotros ese ánimo ideológico personal de que el arte es importante para el alimento espiritual”, dijo.

Sobre lo que opina de los actos que fueron perpetrados contra esta y otras piezas escultórica, Peraza explica que “es un fenómeno antiguo que ha se repetido en los últimos días y en los últimos años en las grandes ciudades del mundo”, los cuales tienen diferentes finalidades, en algunos casos el del vandalismo "sin ton ni son", sin un motivo; el de destruir la identidad o conceptos ideológicos; o el de robo, con el cual se le asigna un valor monetario al material.

Busca reubicar “Dominio del elemento”, obra escultórica de Andrés Peraza

Cercano al centenario del nacimiento de su padre Andrés Peraza, Miguel Peraza se encuentra buscando la reubicación del “Dominio del elemento”, pieza que forma parte de la colección de “Hombres cósmicos”.

“Estoy en conversaciones con las autoridades del gobierno del Estado de México para ver si ahorita que se está restaurando el centro de Toluca podemos poner al hombre cósmico cerca del Cosmovitral de Leopoldo Flores, para que la obra de dos grandes artistas pueda dialogar”, contó.

Sobre lo que representa la reubicación de esta emblemática pieza Miguel Peraza explicó que no sólo “lo pide porque se trate de su padre, sino por la posibilidad de que exista un discurso dialéctico entre dos enormes artistas”.

“Tenemos que darle otro significado a las urbes, la recuperación de los espacios es muy importante porque es la recuperación del alma y la recuperación del ser; cuando nosotros como ciudadanos caminamos por espacios públicos y nos sentimos inseguros quiere decir que algo está mal, algo está ingobernable”, expresó.

“Debemos dejar de colgarnos de las vacas sagradas”

Rumbo al centenario de su padre, Miguel Peraza se encuentra realizando la labor de digitalizar y enriquecer el trabajo del escultor Andrés Peraza.

“Estoy haciendo un rescate muy importante ya que cuando mi padre murió tuve que tomar una decisión muy importante y fue saber si continuaba a través de su camino o forjaba el mío y decidí forjar el mío, irme por mi propia obra, vivir de mi obra y fortalecer poco a poco la de mi padre, y aunque he intentado llevar ambos para realizar el rescate, crear una fundación o un museo, es necesario mucho material o recursos económicos, por lo que desde mi trinchera hago lo que mejor puedo”, expresó Miguel Peraza.

Sobre este rescate, el escultor manifestó que ha ido digitalizando archivos, situación que ha removido su memoria y que también le ha llevado a preguntarse dónde está ubicada cierta obra, por qué no se ha dado a conocer a todos los mexicanos y qué ha ocurrido con ciertos acuerdos.

“Se siguen produciendo libros y libros de Frida, libros y libros de Diego, los conocemos, los respetamos y los admiramos, pero qué hay de los demás artistas, las instituciones están cometiendo una falta de respeto con los demás, hay tantos artistas por conocerse y a los cuales debería abrirse un espacio... deben dejar de colgar de las vacas sagradas”, contó.

Sobre si se encuentra organizando alguna celebración ante el centenario de su padre, el escultor Andrés Peraza (1922-1998), Miguel explicó que por el momento sólo se encuentra enriqueciendo los archivos, con la finalidad de que en algún momento puedan ser cedidos al pueblo de México.

alg