Vicente Rojo

Con espíritu lúdico e irreverente, sin prisa pero sin pausa, formó a varias generaciones de artistas, e hizo de la tipografía un arte mayor

Vicente Rojo
GERMÁN MONTALVO. 80 años Vicente Rojo, 2012. Cortesía: Germán Montalvo.

Se va un gran artista, un hombre bueno, humilde y orgulloso, que amaba a los suyos. En síntesis: amaba al prójimo, aunque para hacerlo no necesitara acudir a grandes aspavientos.

En El Colegio Nacional honró a su padre, y honró a España y a México, en una exposición que revivía la odisea del barco Ipanema, en el cual su padre llegó a nuestro país.

Con espíritu lúdico e irreverente, sin prisa pero sin pausa, formó a varias generaciones de artistas, e hizo de la tipografía un arte mayor. De su talento salieron algunas de las portadas ya clásicas de nuestros grandes autores.

De sus manos de escultor y pintor surgieron piezas que forman parte del patrimonio espiritual de México y del mundo. 

Quienes tuvimos la fortuna de tenerlo cerca y gozar de su elegante discreción, nunca olvidaremos ese privilegio inmerecido.

Cada día sonará con fuerza mayor el nombre de Vicente Rojo.

Ciudad de México, marzo, 2021.


Compartir