Este fue el día en que Ella Fitzgerald pudo tocar en un club 'de blancos' gracias a Marilyn Monroe

En la década de los 50's el marcado racismo en Estados Unidos le impedía tocar en los populares clubs de Hollywood

Este fue el día en que Ella Fitzgerald pudo tocar en un club 'de blancos' gracias a Marilyn Monroe
Marilyn Monroe cambió el rumbo de la carrera de Ella. Foto: Especial

Cuando hablamos de jazzistas es inconcebible un mundo sin negros, afroamericanos o como gusten la etiqueta. Todos somos seres humanos al final y sin importar el color de piel, brindamos al mundo algunos de nuestros mejores talentos para ganarnos la vida. Lo cierto es que desafortunada e históricamente, algunos han tenido más piedras en el camino que otros.

Tal es el caso de Ella Fitzgerald, una cantante de jazz afroamericana, que además tiene en su amplio repertorio  swing, blues, bossa nova, samba, góspel, calypso, canciones navideñas, pop y lo que se encontrara a la mano. Le apodaban la reina del jazz y junto con  Billie Holiday y Sarah Vaughan, está considerada como la cantante más importante e influyente de toda la historia del jazz (y, en general, de la canción melódica popular de Estados Unidos). 

Dotada con un amplio rango de voz (tres octavas) sentó cátedra con su concepción de la canción melódica, en paralelo a la obra de Frank Sinatra, con sus versiones de los temas de los grandes compositores de la canción popular estadounidense (los songbooks de Duke Ellington, Cole Porter, Johnny Mercer, etc.).

Comenzó su carrera en el Harlem Apollo Theater de Nueva York, ganando el concurso Amateur Night Shows con la canción «Judy», interpretada al estilo de su ídolo Connee Boswell. Tras una breve colaboración con la banda de Tiny Bradshaw, Ella consiguió entrar en la orquesta de Chick Webb, convencida por uno de los asistentes a las noches del Apollo: el reputado arreglista y saxofonista alto Benny Carter.  Y siguió su carrera con la banda  Chick Webb en 1935 hasta 1941, cuando empezó a cantar como solista en pequeños clubs americanos. 

Época de segregación racial

Sin embargo, a pesar de que ya se había hecho de  cierto renombre, en la década de los 50's el marcado racismo en Estados Unidos le impedía tocar en los populares clubs de Hollywood,  particularmente en el 'Mocambo', por lo que sus apariciones seguían siendo en clubs más pequeños.  

Pero esto cambió, luego de que según una historia perdida, Marilyn Monroe, la mayor estrella de cine de ese momento, la conoció y sin pestañear, se volvió gran fan de ella, por lo que un día llamó al dueño del club Mocambo y le dijo que si le permitía a Ella tocar, ella estaría ahí todas las noches, lo cual beneficiaría en popularidad y consumo al negocio. 

El dueño del club accedió y Monroe visitó cada noche el Mocambo, acaparando a la prensa siempre para cumplir con su promesa de darle gran popularidad al club.

Indiscutiblemente, Monroe cambió para bien el rumbo de la carrera de Ella Fitzgerald en una época de gran segregación racial. La propia Ella se dijo agradecida y declaró en una entrevista en el año de 1972. "Después de aquello nunca volví a tocar en pequeños clubes de jazz (...) Le debo mucho a Marilyn Monroe, gracias a ella toqué en el Mocambo. Marilyn fue una mujer inusual que estaba adelantada a sus tiempos aunque ella no fuese consciente".

Ambas cantantes conservaron un vínculo amistoso muy estrecho. Ella Fitzgerald ganó catorce premios Grammy, incluyendo el Grammy a toda su carrera, y fue galardonada con la Medalla Nacional de las Artes y la Medalla Presidencial de la Libertad de Estados Unidos.

lctl


Compartir