ESCAPADA H

El espíritu artístico de Tepoztlán

Adéntrate en el misticismo de pasar el día en contacto con la naturaleza dentro del hotel más antiguo de Tepoztlán

TENDENCIAS

·
TEPOZTLÁN. Foto: Pedro Salas y Miriam Lira

Con una panorámica excepcional a las montañas, el primer hotel de Tepoztlán, la Posada del Tepozteco, se alza imponente y orgulloso de sus más de 70 años de historia. El tiempo no transcurre por él, su paso cobra sentido tras las campanadas de la iglesia que marca las horas, y por sus muros de piedra que animan a indagar las anécdotas de sus antiguos huéspedes. El Tepozteco es el fondo. 

“Esta casa se construyó en los años 40; la persona que hizo el scouting y que trajo a los primeros dueños, que fueron el economista y embajador Eduardo Villaseñor y la escritora Margarita Urueta, fue el poeta Carlos Pellicer, él vivió en Tepoz y era de los pocos que venía antes de que el lugar fuera turístico; ya en los 50 la casa llegó a manos de mi abuelo, quien mantuvo el interés artístico; por estos jardines caminó Juan Rulfo en 1955, durante una reunión de escritores”, recordó Alejandro Camarena Villaseñor, quien hoy está al frente del hotel que forma parte del programa de la Secretaría de Turismo federal, Tesoros de México. 

TEPOZTLÁN. Foto: Pedro Salas y Miriam Lira

Diego Rivera, Rufino Tamayo, David Alfaro Siqueiros y Cordelia Urueta hicieron de este sitio un refugio creativo, siendo Cordelia (destacada artista abstracta, aunque siempre con referencias de la figura humana), y hermana de Margarita Urueta, la protagonista del toque pictórico de la posada; por los pasillos, algunas de sus obras llaman a perderse entre los silencios activos de la naturaleza. 

Tras tres meses cerrada por la pandemia, la posada hoy no deja de evolucionar, y ofrece una nueva experiencia gastronómica en Cordelia, su restaurante, en el que un nuevo menú ejecutado por el chef Víctor Farfán busca preservar el producto local haciendo gala de los ingredientes de temporada. 

TEPOZTLÁN. Foto: Pedro Salas y Miriam Lira

EL JARDÍN SECRETO 

Las escaleras al final del jardín del hotel conducen a Margarita Concept Garden, un bar - jardín escultórico ideado por Santiago Camarena (cuarta generación del legado de Posada del Tepozteco), quien es arquitecto, paisajista y estudioso de las ciencias aplicadas a la horticultura.  

"Uno de los objetivos es hacer jardín, sobre todo con las especies endémicas que tenemos, para así atraer a la fauna; queremos que regrese, que venga al jardín y que siga alimentándose de él”. 

Margarita Concept Garden es el contraste ideal para ejemplificar el paso artístico por la posada. Poco a poco la vista va descubriendo pequeñas islas verdes de cemento pulido, creadas sin reglas geométricas, pero en completa sincronía con el entorno, el cual es protegido con un gran invernadero. 

TEPOZTLÁN. Foto: Pedro Salas y Miriam Lira

“Este espacio abierto es la concepción del anhelo de naturaleza con el que todos vivimos, es una invitación a adentrarnos a ella. Lavandas y romeros forman parte de la experiencia. Hemos intentado que el alcance sea totalmente botánico, mucho de lo que utilizamos en el bar forma parte del jardín. La carta es a partir de las infusiones y del trabajo botánico que encontramos en las plantas que nos rodean”. 

A Margarita sólo se puede acceder con reservación, su única vía de contacto es a través de su Instagram (@margarita.concept), ya que es un sitio que más que llamar a la fiesta busca al viajero consciente que respeta y anhela el contacto con la  naturaleza.

Por Miriam Lira

PAL