TENDENCIAS

¿Hoy va a llover? aprende a reconocer todos los tipos de nubes

Las nubes siempre nos ayudan a saber información sobre las condiciones que privan en el lugar en el que estamos

TENDENCIAS

·
Foto: Especial

Los tiempos de calor van cediendo poco a poco con la entrada de la temporada de huracanes en el litoral del Pacífico y el Atlántico, lo que ayudará a bajar la temperatura y considerar salir con una sombrilla o impermeable ya sea por cuestiones de trabajo o simplemente para disfrutar del día o las vacaciones.

Y es aquí dónde nuestras amigas las nubes entran a salvarnos el día. Las nubes en el cielo nos indican las condiciones meteorológicas existentes en el sitio al que vamos y nos alertan de que podría suceder en poco tiempo.

Recordemos que las nubes son formaciones de vapor de agua que ‘flotan’ en la atmósfera, producto de la evaporación del agua de la superficie y que alcanzan grandes alturas.  

Estás formaciones no son iguales en todos lados, la multiplicidad de formas que adquieren son motivo de alegría y alientan la creatividad y la imaginación en los seres humanos, sobre todo en los niños (quién no se ha entretenido dándole forma a las nubes en el cielo), pero también son motivo de respeto, sobre todo cuando vienen acompañadas de relámpagos y lluvia pertinaz.

Así que vamos aprender a leer las nubes, sus formas, colores y cómo identificarlas para evitar terminar empapados.

Primero definamos que el color blanquecino de las nubes se debe a que la luz solar incide en las pequeñas gotas de agua que las componen, está se dispersa en todos los colores por igual y nuestra vida la capta como luz blanca.

Sin embargo, cuanto más ‘cargadas’ de agua se encuentren, más luz solar filtrarán y por eso nos da la sensación de verse en un tono gris oscuro.

Mientras que por la tarde adquieren un color naranja y rojizo debido a la absorción del azul en la capa densa y gruesa de la atmósfera.

¿Cuántos tipos de nubes existen?

Cirros. Son nubes separadas con forma alargada y delgada, parecen finos cabellos danzando en medio del mar azul del cielo y están formadas por cristales de hielo, lo que les da su aspecto ‘ligerito’.

Cuando se presentan aislados es un síntoma de buen tiempo, pero si comienzan a apilarse es indicativo de que se aproxima un frente o borrasca.

Cirrocúmulos. Están formadas por una capa delgada de nubes blancas que ofrecen la sensación de estar acomodadas en gránulos, en otras palabras es lo que llamamos cielos ‘aborregados’ y que son la inspiración para los pequeños y adultos que no pueden dormir y piensan en contar ovejas.

Usualmente su presencia no representa cambios en el tiempo atmosférico.

Cirrostratos. Tienen forma de un ‘velo’ en coloración blanquecina con estructura fibrosa y lisa, este tipo de formaciones se pueden apreciar cuando se forman los halos solares.

Las formaciones de cirrostratos anuncian cambios en el tiempo atmosférico, usualmente frentes cálidos y aumentan de espesor a medida que avanza por el viento.

Cúmulos. Son nubes aisladas, densas y de contornos bien delimitados, que se desarrollan en forma vertical como si fueran torres y asemeja como si se estuviera quemando algo en el horizonte. Su color es blanco muy brillante en la cima (suponemos por la cercanía con los rayos solares) y grisáceo en su base.

Indican un buen tiempo atmosférico cuando hay poca humedad ambiental y poco movimiento causado por el viento. Pero no hay que confiarse, ya que si existe una alta humedad y fuertes corrientes de aire, adquieren un gran tamaño, siendo indicativas de aguaceros muy intensos y tormentas fuertes.

Altocúmulos. Son capas de nubes que pueden ser de color combinado entre gris y blanco y de aspecto difuso.

Los altocúmulos aislados son indicadores de buen tiempo. Cuando van en aumento o mezclados con altostratos indican la proximidad de un frente, lo que genera pequeña lluvias.

Altostratos. Es una capa nubosa con tonos azulados y grisáceos, su característica principal es que cubre todo el cielo y el fondo azul reluce a través de franjas que se abren entre la nubosidad.

Están asociadas a frentes cálidos y suele presentarse lluvia ligera, digamos que es el tipo de cielo que a la mayoría podría gustarle, sin calor, con lluvia ligera, nublados prolongados y con viento.

Nimbostratos. Nubes muy densas de color gris oscuro, su aspecto es difuso por la caída de lluvia. Son nubes muy espesas que prácticamente ‘eclipsan’ al sol y no permiten el paso de sus rayos a la superficie.

Son indicativas de mal tiempo y es necesario que lleves un impermeable y sombrilla a la mano para no terminar mojado en exceso.

Estratos. Son las formaciones que no te dan una buena señal a la hora de planear una salida, su color es gris intenso, no tiene una forma particular, cubre todo el cielo y no alcanzas a descifrar hasta donde terminan.

Cuando producen niebla por el choque de temperatura entre el suelo caliente y el aire frío, es imperativo abrigarte bien y cubrirte con un impermeable.

Cumulonimbos. Son las nubes más densas y grandes, con desarrollo vertical y en forma de torres gigantescas. Es sinónimo de mal tiempo y de que es mejor alejarte de ahí, ya que a su paso vendrán acompañadas de tormentas eléctricas y granizo.

Y si te asalta la duda sobre como poder calcular si una tormenta se acerca o se aleja, te dejamos la respuesta.

Si en el cielo aparece un rayo, de inmediato cuenta mentalmente cuantos segundos pasan entre la luz del relámpago y el sonido del trueno, si el resultado por ejemplo fue 8 segundos, quiere decir que la distancia es de 2 mil 400 metros, y sale de multiplicar los 8 segundos por los 300 m/s que corresponde a la velocidad del sonido.

Así, podrás calcular la distancia y si la tormenta se aleja o se aproxima, si el siguiente relámpago cae y suena a los seis segundos, querrá decir que la tormenta se está acercando y es hora de caminar más rápido.

Con información de: eltiempo.es 

BAR