BLOGGER

Blogger Fucker, la nueva novela de Antonio González de Cosío

El escritor y periodista Antonio González de Cosío nos cuenta sobre su más nuevo libro, una novela en la que toca temas relacionados con la profesión periodística y la moda

La novela de Antonio González de Cosío toca temas relacionados con la profesión periodística y la moda. Foto: Cortesía
Escrito en TENDENCIAS el

Este no es tu primer libro, pero sí tu primera novela. ¿De dónde nace la idea de hacer Blogger Fucker?

Es una inquietud que he tenido desde siempre. Antes de dedicarme a la moda quería ser escritor, pero la vida me llevó por otro camino. Estudié Letras y soñaba con ser novelista, pero tenía una idea muy romántica del tema, quería ser un novelista estilo Hemingway y vivir en París (ríe). Pero la realidad es diferente. Al final pude hacerlo a estas alturas de mi carrera.

¿De qué trata?

Trata de una editora con toda la experiencia del mundo que se queda sin trabajo y decide emprender una nueva aventura editorial. Crea una columna llamada Blogger fucker, donde hace críticas mordaces sobre influencers, bloggers y PR’s que hacen un mal trabajo. Y resulta que comienzan a sufrir accidentes mortales...

¿En qué personajes te inspiraste?

Los personajes son de ficción, pero claro que tienen mucho de muchas personas que conozco. Por ejemplo, Helena es un poco Lucy Lara, Fernanda González Vilchis, Vivian Calvo, Lina Holtzman... Tiene una pizca de todas ellas, porque han sido mujeres muy poderosas con las que he trabajado. Los influencers son también pedacitos de muchos que conozco, pero que no sigo. ¡He visto y leído cada cosa por ahí! Pero no soy antiinfluencers, como podría pensarse. Hay muchos que admiro como a Juan Pablo Jim, Chiara Ferragni, Gaby Gómez. En el PR me inspiré en un par que conozco.

¿Cómo es el conflicto generacional que se vive en la industria del periodismo de moda?

Es grande y grave, porque hoy priman una serie de cosas que no tienen nada que ver con calidad periodística. Se aprecian más followers, likes y social engagement.

¿Es posible que ambos mundos convivan editorialmente hablando?

Claro que sí, es cuestión de estrechar ese gap aprendiendo los unos de los otros y trabajar juntos, no de forma excluyente.

¿Qué es lo que piensas que tenemos los periodistas de la vieja escuela que es necesario en la vida editorial que hoy en día las nuevas generaciones no tienen?

¡Huy! Muchas cosas. Resistencia al rechazo, que empezamos realmente desde abajo, que tenemos más capacidad de investigación, más cultura general... Hoy, como alguien abre su propio canal o es “su propio jefe” en muchos casos, no sabe lo que es trabajar en equipo. Son “CEO’s” instantáneos. Si han alcanzado el grado máximo de una profesión a los 20
años, ¿Qué les queda después? No me extraña que se sientan viejos a los 30.

Buscar calidad, buenas plumas y contenido, ¿ahora se ve como esnobismo, elitismo?

Si, porque ya no es algo que le importe mucho a la gente, pero hay una razón de fondo: las nuevas generaciones se han vuelto simplistas, mira como ha ido cambiando la lengua, con tantos apócopes, iniciales, símbolos, emojis... No me extraña que la gente, a veces, no entienda cuando alguien escribe de forma tradicional, o que le aburra porque le parezca un rollo. Pero, por fortuna, hay muchos jóvenes hipsters que adoran un buen texto “a la antigüita” y ahí están todos los lectores de Blogger fucker para demostrarlo.

HA DICHO

“Las nuevas generaciones se han vuelto simplistas, mira cómo han ido cambiado la lengua”.

“Por suerte Hay muchos jóvenes hipsters que adoran un buen texto ”.

POR BRENDA JAET
@brendajaetk
FOTOS: CORTESÍA

maaz