Aquellos que inspiran: Rocío Marfil

Para continuar con esta serie de personalidades que he entrevistado en los últimos cuatro años en México, quiero seguir con una mujer cuya voz debemos escuchar todos: María Reyna

Aquellos que inspiran: Rocío Marfil
VOZ AL AIRE, La soprano mixe tiene 30 años de edad. Originaria de Santa María Tlahuitloltepec. Foto: Cortesía

María Reyna es esa mujer que hay que observar, pero sobre todo escuchar pues está aquí para endulzarnos el oído y llegar a lo más profundo de nuestra sensibilidad.

María es ágil, enjuta y mágica. Hija de todo lo que vieron sus ojos en cuanto a discriminación se refiere, hubiera sido obligada a mantener una relación de abuso y maltrato bajo la etiqueta del mal llamado “matrimonio”, en su pueblo natal de Oaxaca.

Pero no, se marchó de ese destino cruel que le esperaba según las normas establecidas en su comunidad y decidió hacerse camino sola, trabajando de empleada doméstica, sufriendo también la inequidad y la falsa supremacía de una raza con otra.

La vida le tenía guardada una gran sorpresa: toparse con el mismo ser humano dos veces. La primera vez, le fue imposible acceder a la escuela de canto por imposibilidades económicas, la segunda ya quiso el universo que se pudiera, a través de una beca, y así fue cómo empezó a mostrar el don con el que vino al mundo y con el que sigue demostrándonos que a través de su voz mágica la vida es más dulce y se puede curar hasta la más profunda de las heridas.

Es hoy en día la única soprano mixe en el mundo y es embajadora de las lenguas originarias y además canta en mixteco, zapoteco, maya, náhuatl ,además de español e italiano.

El regalo que nos da a quien quiera recibirlo va más allá del oído, es un canto a la efervescencia de la vida, a la belleza innata del ser, a la sencillez de la existencia, es mucho más que una voz la de María Reyna.

Es un tributo a aquellas que han logrado, con su valentía, y con su persistencia, ganarle al enemigo, al monstruo del machismo y de las normas tradicionales, tan arraigadas en lugares rurales de un estado como el suyo, emancipándose de ellas para agarrarse a lo más bonito de la vida que ha sido para María, el erigirse como una mujer que, si puede y que si ha conseguido tras mucho esfuerzo y devoción, dedicarse a lo que mejor sabe hacer, que es cantar. Es un ejemplo para todas nosotras.

¿Hay algo más inspirador que romper las cadenas de lo que se espera de ti como mujer en tu comunidad, en tu sociedad, en tu país? ¿Hay algo más inspirador que escaparte de eso y que prefieras ser libre a pesar de los prejuicios sociales que te acompañan?

¿Hay algo más inspirador que tras conseguir ser libre, descubras un talento innato que te ayuda a curarte las heridas de la hiel vivida y que te haga llegar al corazón del más tenue ser humano?

María, eres el ejemplo de mujer que muchas han de seguir y espero que con tu voz maravillosa y tu dulzura lleves el nombre de Mexico a más rincones del mundo. Eres la mejor embajadora que podía tener este país, en todos los sentidos y consigues que esas lenguas cada vez más mermadas y menos difundidas, vuelvan a tener no sólo vida, sino interés y que se erijan como las originarias.

 

Por Rocío Marfil

avh 


Compartir