Ante la saturación de hospitales, joven médico acondiciona su casa para atender a su mamá grave por covid

Gracias a su pronta reacción y a “improvisar” el servicio de atención este trabajador de la salud pudo salvar la vida de su madre

Ante la saturación de hospitales, joven médico acondiciona su casa para atender a su mamá grave por covid
La madre del doctor de nombre Ruth, tiene 56 años y comenzó con el cuadro de Covid-19, presentando fiebre. FOTO: ESPECIAL

La saturación hospitalaria para atender a pacientes Covid es una realidad no solo de México sino de todo el mundo, como en Brasil, donde un joven médico se vio obligado a adaptar su casa como una pequeña “clínica”, con el fin de atender a su madre que se encuentra enferma de Covid-19.

Identificado como el doctor Marco Fonseca Barbosa, este trabajador de la salud tomó la determinación de instalar una clínica en su hogar, ubicado en la ciudad de Manaos para poder darle atención prioritaria a su mamá debido a la falta de camas en los hospitales de su país.

El riesgo corrido por su progenitora era grande, pues la mujer presenta diversas complicaciones de coronavirus por lo que de haber esperado un espacio en un hospital,  quizá hubiera sido demasiado tarde.

La madre del doctor de nombre Ruth, tiene 56 años y comenzó con el cuadro de Covid-19, presentando fiebre, por lo que acudió a un hospital, sin embargo tardó cuatro horas para ser atendida fuera del nosocomio, lo que terminó por motivar a su hijo a darle la atención en su propia casa.

“Tenía fiebre y apenas podía respirar. Debería haber estado intubada. Les dije que era médico, pero nos hicieron esperar más de cuatro horas en sillas de plástico. No culpo en absoluto a mis colegas, sé que estamos viviendo una guerra”, detalló el joven médico.

Clínica y atención improvisada

Debido a la situación vivida en el hospital, Marco Fonseca, se concentró en conseguir un respirador mecánico no invasivo para su madre, un tanque de oxígeno, e improvisó una cama para simular a las que usan en los hospitales.

Gracias a este improvisado servicio médico y a la preocupación de su hijo, Ruth se encuentra recuperándose del Covid-19, mientras es cuidada personalmente Marco y su esposa.

“Lo que la salvó fue su voluntad de vivir y la ayuda de Dios. Es un verdadero milagro que siga viva”, mencionó Fonseca Barbosa.


Compartir