María Teresa Arnal, lidereza femenina de frente

La directora de Stripe, María Teresa Arnal, nos abre las puertas de su casa para platicarnos sobre su trayectoria en el marketing y la nueva etapa que vive en el ámbito financiero

María Teresa Arnal, lidereza femenina de frente
MUJER DIGITAL. Fue la primera mujer en ocupar el puesto de director general en Google México. Foto: Yadín Xolalpa

María Teresa Arnal ha sido de las mujeres que ha promovido el Interactive Advertising Bureau en México; fue directora de Clarus Digital, Twitter en México, Colombia y Argentina, también fue directora general de Prodigy y la primera mujer en dirigir Google México. Actualmente es la cabeza de Stripe (compañía de tecnología que crea infraestructuras económicas para Internet, según su sitio), miembro del International Women Forum (México) y mentora de emprendimientos como Endeavor México, Wayra México y Naranya Labs.

¿Cómo fue tu infancia?

Crecí en una familia tradicional, la mayoría son ingenieros. A mis papás les encantaba el arte en todas sus expresiones. Desde pequeña fui una niña curiosa, inquieta y un poco rebelde ya que a veces rompía las típicas reglas que me imponían en el colegio, como traer la falda y las calcetas a una cierta altura e ir bien peinada, pero me encantaba aprender e ir a la escuela. Estudié en colegio de monjas, me costó adaptarme con su ideología de vida, donde las mujeres siempre tenemos que ceder en todo y los puestos directivos solo son para hombres.

Siempre he sido muy estructurada, matemática y lógica y por esa razón decidí estudiar ingeniería industrial en la Universidad Católica Andrés Bello de Venezuela y una maestría en Administración de Empresas por la Universidad de Columbia. Trabajé en una empresa de consultoría, un giro completamente diferente a mi carrera, la cual me dio el expertise para conectar industrias, analizar problemas y entenderlos. Después me vine a México, en donde llevo 21 años, llegué cuando empezaba a revolucionar el Internet y empezó a cambiar todo. Ahí me di cuenta que la gente no sabía aprovechar las herramientas digitales y había muy poco profesionalismo en la industria digital.

¿Qué significó integrarte como directora en Stripe?

Un nuevo reto. El mundo de Stripe es muy interesante, esta combinación del mundo financiero tiene muchas reglas y poca libertad de acción. Innovar en este ámbito es más complejo que en uno donde no existe regulación. Esta parte transformacional desde la inclusión financiera y de la formalidad de nuestra región y cómo te ayudamos a gestionar tu negocio. Combina la plataforma de pagos con aplicaciones que convierten los datos de ingresos en el eje de todas las operaciones empresariales.

¿Qué representó ser nombrada entre las 20 principales CEO por Forbes México?

Algo que debo confesar es que soy muy mala para disfrutar mis propios logros, claro me da mucho gusto que piensen en mí, pero si lo analizo llego a la conclusión que es mucha responsabilidad. La gente me dice “Qué padre lo que has logrado en estos años” y la verdad es que he vivido mi vida intensamente. Tú no puedes ser lo que no puedes ver. Veo gente que se enfrenta a los paradigmas de género y diálogos mentales de una estructura ambigua. Qué importante es que vean que las mujeres pueden hacer y ser lo que quieran. Quiero dejar claro que en mi corazón nunca estuvo ser CEO, pero siempre quise construir cosas y eso me llevó, sin planear, a ese camino. Estos nombramientos me hacen ser más consciente del compromiso que tengo con los demás y humanizarlo.

Es mentora en organizaciones como Endeavor México, Wayra México y Naranya Labs. Foto: Yadín Xolalpa

¿A qué retos te has enfrentado profesionalmente?

A muchos. Cuando empecé en el mundo del Internet tuve que construir una empresa de cero, desde establecer estándares. La gente no conocía el Interactive Advertising Bureau (IAB) y tuve que aplicar cierto orden, estructura y bases para que todo el mundo pudiera traer un lenguaje común que nos ayudara a codificar la confusión que existía. Cuando mi emprendimiento estuvo bien establecido y lo iba a liderar alguien más, decidí irme a otro lado para implementar lo aprendido. Mi propósito es que las compañías crezcan sus negocios a través de las oportunidades que brindan las plataformas digitales. Otro es crecer empresas en momentos complicados donde no hay estructura. Cuando renuncié a Microsoft, porque iba a emprender, mi madre no estaba de acuerdo, pero estaba decidida a crear mi empresa y gracias a mi perseverancia logré posicionarla y dejarla en buenas manos.

¿Qué consejo le das a los nuevos emprendedores?

Que busquen resolver un problema que genera valor a la sociedad, en Latinoamérica no terminaría de escribir todas las adversidades que existen. Que se pongan en los zapatos del usuario o consumidor dependiendo el producto o servicio que lleven a cabo. Empezar hoy una compañía es muy fácil, existen infinidad de herramientas que están a la disposición de muchos usuarios, solo es cuestión de llevarlo a la práctica. Vivimos una situación muy difícil en el mundo por el Covid-19, donde digitalizar tu negocio se ha vuelto esencial para tener ventas, ahora existen plataformas donde en un día puedes armar tu tienda.

 ¿Cuál es tu opinión sobre la desigualdad de género en el ámbito laboral?

Es un gran problema sistémico que se va a resolver con una bala de plata. Es un tema de cambiar la cultura, las normas, los procesos y se simplifica en justicia social o moralidad. Una compañía que actualmente no piensa en la diversidad y en la equidad de género, tiene una desventaja en el mundo competitivo, porque no refleja a su consumidor. Las mujeres somos la mitad de la población y las principales en hacer compras. En México, a nivel profesional, nos falta dar oportunidad a las mujeres.

Por Isis Malherbe


Compartir