¿Perros o gatos? Tu preferencia dice mucho de tu personalidad

Un estudio reveló que las personas que gustan más de los perros es porque buscan consuelo en ellos

¿Perros o gatos? Tu preferencia dice mucho de tu personalidad
Las mascotas hacen más felices a las personas. Foto: Pixabay

Es bien sabido que los perros y gatos tienen una relación muy cercana con los humanos, por una cuestión de evolución, pues han acompañado al hombre durante generaciones, no en vano se han convertido en los favoritos de millones de personas en todo el mundo.

Un estudio realizado en Estados Unidos, determinó que la felicidad de las personas está relacionada estrechamente con sus mascotas y esto se divide en si se trata de perros o gatos, de modo que en gran medida esto afecta en la personalidad.

De acuerdo con la encuesta realizada por General Social Survey el 36% de los dueños de perros dijo sentirse muy feliz por el simple hecho de tener una mascota, mientras que sólo el 18% de los propietarios de gatos contestó de manera afirmativa esa pregunta.

Los dueños de perros buscan más afecto

perros y gatos
Los dueños de perros son más felices.

Según la encuesta los dueños de lomitos, son más propensos a buscar consuelo en sus mascotas, jugar con ellas y considerarlas como parte de su familia; además son personas más hogareñas que buscan crear una vínculo familiar entre las mascotas y sus parejas.

Incluso los propietarios de perros no piensan en ellos como sus mascotas, sino como parte de su familia, por lo que el amor que reciben es considerado un hecho que les brinda más felicidad.

Pero este no es el único estudio que se ha realizado sobre el tema, pues hay varios que evidencian que los propietarios de perros son más propensos a realizar actividades al aire libre, y por ende ser más felices, pues generan endorfinas al realizar actividad física. 

Esto no quiere decir que los dueños de los gatos sean personas amargadas, sino que interactúan menos con sus mascotas y por eso no generan un estrecho vínculo que los haga sentirlos parte de su familia. Además son personas más independientes emocionalmente, al igual que los gatos.


Compartir