FUGA DE CEREBROS

Telescopio James Webb: La NASA explorará el espacio con su misión más ambiciosa

La máquina del tiempo detrás de la luna, la exploración del universo continúa todos los días, pues la curiosidad humana es tan vasta como el espacio

TECNOLOGÍA

·
El proyecto de la NASA que podría responder todo sobre el Universo Foto: AP

¿Qué son los años luz? Distinto a la creencia popular, los años luz son una unidad de distancia, no de tiempo. Llevan ese nombre porque miden la distancia que recorre la luz a máxima velocidad (300,000 kilómetros por segundo) durante un año completo. Por lo tanto, cuando leemos que un objeto se encuentra a un año luz de nuestro sistema solar, ¡éste se encuentra a 9 trillones de kilómetros!

Lo anterior tiene una implicación tan fascinante como abrumadora: la imagen que vemos de las estrellas corresponde al pasado. La luz tiene una velocidad límite, no puede ir más rápido, por lo que si un astro se encuentra a 10 años luz, su imagen o, en otras palabras, la luz que nos da la imagen que vemos, tardó 10 años en viajar en el vacío del espacio hasta llegar a la Tierra.
 

  • Descubrimiento = Tecnología

La comprensión de las vastísimas distancias en el espacio forma parte de nuestro entendimiento del universo, el cual incrementa constantemente con nuestro desarrollo tecnológico y científico, y con la marcha incesante de nuestra curiosidad.

Por ejemplo, fue hasta la creación del telescopio que descubrimos que nuestro sistema solar tenía más de 6 planetas, y hace menos de 100 años entendimos que existen otras galaxias además de la nuestra, cuando ahora sabemos que hay más de un billón de ellas, y Andromeda, la más cercana, ¡está a 2.5 millones de años luz de aquí!

Te puede interesar: Salud Mental: Un estigma en las empresas que cuesta dinero y del que no se habla

Telescopio James Webb, un viaje en años luz a la historia del espacio

  • La máquina del tiempo.          

Esta 25 de diciembre se lanzará al espacio la más reciente y ambiciosa materialización de la curiosidad humana. Después de tres décadas de planeación, construcción y pruebas, el telescopio espacial James Webb reemplazará al famoso Hubble. Luego de un mes de viaje hasta su órbita final más allá de la Luna, el nuevo telescopio de luz infrarroja desplegará sus protectores solares y espejos, en una secuencia tan ensayada como riesgosa. 

Si uno de los cientos de procesos necesarios programados para su instalación saliese mal, la pérdida ascendería a los 10 billones de dólares y de cientos de proyectos científicos se quedarían inconclusos. Pero de todo salir bien, el telescopio asumirá su posición óptima de observación, y alejado de la radiación solar, comenzará una nueva era en la ciencia y posiblemente, en la conciencia humana.

  • Una nueva era

100 veces más poderoso y capaz que el longevo Hubble, el nuevo buque insignia de la NASA abrirá una ventana hasta los confines del universo, y por lo tanto al pasado, con tal nitidez que nos ayudará a responder preguntas profundamente trascendentales.

¿Cómo se formó el universo como lo conocemos?, ¿qué pasó justo después del Big Bang?, ¿dónde están los planetas habitables?, y, ¿qué es la materia oscura, y por qué no podemos verla? Cuando esta constituye el 95% de toda la materia en el universo.

La exploración del universo continúa todos los días, pues la curiosidad humana es tan vasta como el espacio. El correcto lanzamiento, viaje y despliegue del telescopio espacial James Webb, no garantizará la respuesta a nuestras preguntas más importantes, pero nos acercará como nunca antes a entender el origen de todo, incluido nuestro planeta y quienes lo habitamos.
 

Por: Carlos J. Escalante Vera, Maestro en Neurociencias por University College London y Licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma de Yucatán.