UN MONTÓN DE PLATA

Davos y la historia del nuevo feudalismo

Servirá este año para ver cómo podemos funcionar en un mundo que de facto ya se globalizó en tecnología, comercio y valores occidentales

OPINIÓN

·
Carlos Mota / Un Montón de Plata / Opinión El Heraldo de México

DAVOS, Suiza. La potencia de esta edición de la Reunión Anual del Foro Económico Mundial es notoria por el momento histórico: un gran signo de interrogación se cierne sobre el mundo globalizado, en el que posturas divididas entre los nacionalistas versus quienes defienden la globalización no parecen tener muchos espacios de conciliación.

De un lado está Rusia, por ejemplo, donde Vladimir Putin reinauguró en febrero un sistema feudal en su entorno inmediato, con vasallajes de protección en Bielorrusia, Armenia o Kazajistán (ni Rusia ni ninguna de sus empresas fueron invitadas al Foro).

Esta visión nacionalista tiene espejos en otras partes del mundo. Ninguna tan radical como la de Putin, cuyo país quedará totalmente aislado. Pero podría decirse que China es otro feudo cuya economía de exportación está siendo paulatinamente aislada y sustituida por el nearshoring mexicano: esa adecuada estrategia del secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, para aprovechar el reemplazo de la manufactura asiática por la mexicana.

Adicionalmente, vemos expresiones nacionalistas con diferente grado de profundidad en gobernantes, políticos y partidos de países como Estados Unidos, Brasil, México, Francia, España, Reino Unido...

Del lado contrario están quienes pretenden que la globalización tiene espacio para crecer y debe expresarse en ámbitos más allá del comercio y la democracia. Los Objetivos de Desarrollo Sustentable de la ONU son un ejemplo inequívoco de esta segunda visión, y el gobierno de Joe Biden en Estados Unidos hoy se encuentra encabezándola.

Davos servirá este año para ver cómo podemos funcionar en un mundo que de facto ya se globalizó en tecnología, comercio y valores occidentales, pero que es desafiado a diario por posturas políticas que intentan revertir este proceso de integración.

El WEF diseñó 300 sesiones de altísimo calibre en donde hablarán personajes del mundo empresarial como Satya Nadella, CEO de Microsoft; Herbert Diess, CEO del Grupo Volkswagen; Alan Jope, CEO de Unilever; Jane Fraser, CEO de Citigroup; James Quincey, CEO de Coca Cola; Michael Miebach, CEO de MasterCard; Laurent Freixe, CEO de Nestlé, entre otros.

Además, el Foro tuvo la visión de lanzar este año un nuevo grupo de trabajo, el Consorcio de la Resiliencia. Se trata de un equipo de organizaciones que ayudarán a acelerar la recuperación económica del mundo y a crear un marco de referencia para responder a situaciones de crisis. Su establecimiento se basa en una nueva investigación que encontró que la falla sistémica en proveer una respuesta a una crisis arroja una pérdida de crecimiento del PIB de entre uno y cinco por ciento. En este consorcio participan la farmacéutica AstraZeneca, McKinsey, el Ministerio de Finanzas de Arabia Saudita, Swiss Re, Tradeshift y otras organizaciones.

POR CARLOS MOTA
WHATSAPP: 56-1164-9060
TIKTOK: @SOYCARLOSMOTA

CAR

Sigue leyendo:

AMLO abandona Davos

4T arrebata a México de la tecnología

El proyecto neoliberal de AMLO