MISIÓN ESPECIAL

Cumbre de las Américas: ¿EU o China? (I)

¿Es viable la propuesta de AMLO de una integración tipo Unión Europea para hacer frente a China?

OPINIÓN

·
Martha Bárcena Coqui / Misión Especial / Opinión El Heraldo de México

El 6 de junio comenzará la IX Cumbre de las Américas con el lema: “Construir un futuro sostenible, resiliente y equitativo”. 

La I Cumbre tuvo como objetivo el lanzamiento de la iniciativa de Libre Comercio de las Américas que nunca se concretó. La situación en América Latina y el Caribe ha cambiado. Ahora, todos los países enfrentamos el dilema de cómo responder a la creciente rivalidad de Estados Unidos y China en la región.

México tiene una posición diferente a otros países latinoamericanos en las relaciones con el gobierno estadounidense y el chino.  Los vínculos con EU son evidentes: los dos países compartimos una larga frontera, es el principal socio comercial de México y más de 36 millones de personas de origen mexicano viven en ese país. Si bien, la relación económica de China con México fue mínima durante muchos años, comenzó a cambiar a principios de este siglo. Se convirtió en el segundo socio comercial de nuestro país en 2003. 

El comercio con China pasó de 1 por ciento del comercio total de México, en 2000, a 9.8 por ciento en 2019. Y aunque el comercio con EU (619 mil millones de dólares en 2019) sigue siendo mucho mayor que con China (90 mil millones de dólares en 2019), el comercio con éste ha crecido a un ritmo más rápido. Además, ha sido deficitario: importamos mucho más de China (83 mil 50 millones en 2019) de lo que exportamos (siete mil 140 millones), incluso cuando las exportaciones de México han crecido. 

China ha sustituido a EU como proveedor. En 2019, las importaciones mexicanas desde esa nación representaron 17.7 por ciento de las importaciones totales mexicanas en los sectores de electrónica (particularmente telefonía móvil), autopartes y vehículos automotores, rubros en los que EU era el proveedor. La participación de China en la industria automotriz, columna vertebral del TLCAN y del T-MEC, es evidente. 

El comercio entre México y China se relaciona con las cadenas de suministro de América del Norte en el área de manufacturas, a diferencia de otros flujos comerciales de China con América Latina que se concentran principalmente en las materias primas. 

Hasta ahora, China no ha invertido en México como en otros países latinoamericanos. De 1999 a 2018, la inversión china fue de mil millones de dólares. En comparación, según datos de la Secretaría de Economía, la inversión estadounidense acumulada desde 1999 hasta junio de 2021 fue de 292 mil 600 millones, equivalente a 46.8 por ciento de toda la inversión en México en el mismo periodo.

La dinámica puede cambiar. Una compañía china, asociada a la portuguesa Mota Engil, ganó una licitación para construir un tramo del Tren Maya, uno de los proyectos insignia del presidente López Obrador. Las empresas chinas también ganaron licitaciones para la exploración y producción de petróleo en México. Hutchison Ports, con sede en Hong Kong, administra los puertos mexicanos más importantes.

POR MARTHA BÁRCENA COQUI
EMBAJADORA EMINENTE
MARTHA.BARCENA@ELHERALDODEMEXICO.COM 
@MARTHA_BARCENA

PAL