COLUMNA INVITADA

Las de tacones y los trajeados también vamos al mercado

Por ello no es sorprendente que muchas personas en México vean la guerra, sin tanto temor, muy deshumanizados, pero ello en sí mismo daña la empatía de nuestra sociedad en conjunto

OPINIÓN

·
Sara Morgan / Columna invitada / Opinión El Heraldo de México

México ha sido un país que ha tenido la enorme fortuna de no haber vivido una guerra hace más de un siglo, ya que la última fue la Revolución mexicana. Algo parecido a la guerra ha sido la invasión por parte de los carteles de la droga en muchas partes del país, quizá por ello a los mexicanos y mexicanas no nos sorprende que mueran infantes, adolescentes, ancianos y población civil, después de todo el México de hoy nos ha quitado esa esencia de humanidad. El rechazo ante lo infrahumano, no es un grito que haga cambiar la situación de nuestro país, y ello sirve para hacer un paralelismo con lo que sucede en Europa en estos momentos. 

Por ello no es sorprendente que muchas personas en México vean la guerra, sin tanto temor, muy deshumanizados, pero ello en sí mismo daña la empatía de nuestra sociedad en conjunto. El que muy pocas cosas nos horroricen, implica una enfermedad que hace que nadie haga algo cuando estes en una situación extrema. La insensibilidad tiene caminos obscuros.

Las personas solemos creer que las catástrofes que están en otros continentes, países, estados y municipios, están tan fuera de nuestro pequeño mundo, pero nos olvidamos de que tenemos un solo planeta poblado por siete mil millones de personas, esto implica que cada día estamos más juntos unos de otros. Te hará sentido si registras la última subida del precio limón, o lo que has gastado en la última semana en  tu café, súper, mercado, fonda o restaurante, lo anterior obedece a situaciones que han pasado en diversos municipios que fueron impedidos, involuntariamente, de cosechar los limones, y por lo que refiere a lo demás, quiero que sepas que la inflación es todo aquello que en pequeñas partes no parece ser mucho, pero que reunido en cada una de las cosas juntas hace que tu sistema de vida posea menos dinero en concreto hoy gastas 7.2% más, en todo, cuando un solo elemento tiene una subida por un acontecimiento humano o climático todo tiene una consecuencia en cascada, ello implica que lo que ahorras se devalúa en ese mismo porcentaje, salvo en determinados insumos no consumibles, así que todo está vinculado.

Que tal que te digo que cuando el dinero no alcanza para comprar la canasta básica (que en México es muy deficiente), lo que comienza a suceder es que en lugar de ascender en la escala económica dejas de pertenecer a aquel grupo que tiene lo necesario. Ello se denomina ingreso a la escala de pobreza, o trabajar para seguir siendo pobre, pero lo más perjudicial es que tu empieces a descender, pues provees de impuestos a la seguridad social de México, deficiente si, pero a final de cuentas un órgano o varios de ellos en los que tendrás un médico, sin invertir tu casa o coche, claro si tienes un trabajo formal ¿y para que sirven este tipo de empleos? Pues para tener una vida que te permita solventar los gastos que continúan y vivir como te gustaría hacerlo.

Existen datos del INEGI que señalan que los empleos formales fueron recuperados, al momento de antes de la pandemia, pero fueron de menor calidad, es decir, con menores prestaciones y salarios. También el que se haya llegado a una empleabilidad igual a la de antes de la pandemia, es bueno, pero ello quiere decir que seguimos debiendo empleos y trabajos a toda las personas, que salieron de universidades o cumplieron la mayoría de edad laboral y que no consiguieron empleos, es decir, durante 2019, 2020, 2021 y en el transcurso de este año, se retrasaron todas aquellas generaciones que debieron empezar a laborar para generar ingresos familiares que permiten que las personas vayan teniendo independencia económica. Te lo explico así el empleo va en bicicleta y el desempleo va en moto.

En ese sentido un nuevo suceso, ahora humano ha desencadenado una fuerte preocupación no sólo en términos económicos, sino de permanencia de nuestra especie. Porque el cambio esta siendo disruptivo.

El dinero en tiempos de guerra tiene connotaciones específicas, porque la inestabilidad está garantizada en el mundo. 

Planteemos algunas de estas cuestiones que están sucediendo en México: Muchas de las personas que viven en familia tendrán que juntar gastos para obtener los bienes consumibles que cada una obtenía por separado. Miles de personas superaran la norma de ocho horas diarias que indica la Ley Federal del Trabajo, ya sea porque hacen horas extras, o tienen más de un empleo. Seguramente me dirás que esto ya venía sucediendo, pero ante la carencia abrupta de recursos naturales importantes en todo el planeta cada uno de los países atenderá a sus intereses internos, por lo que las ayudas internacionales se verán drásticamente disminuidas.

Empieza por observar simplezas de las que seguramente no te has percatado o no has concientizado. Cada vez más personas quienes cuentan con un trabajo tienen carencias que no deberían. Esto lo podrás apreciar, si al final de tu quincena o semana, después de separar los gastos indispensables como los del hogar, alimentación, pago de renta o hipoteca, porque esos gastos subirán en unos meses, y no te quedará nada para gastar. Realiza un pequeño experimento, resta la cuenta de super de los mismos insumos del mes de febrero respecto a la de marzo y te darás cuenta de lo en primer orden significa la inflación. Lo que significa que tu sueldo no rendirá igual. (No me refiero al fenómeno de una mala administración de gastar más de lo que se gana)

Quizá el desayuno sea aquella saludable guajolota que más allá de riquísima, es baratísima; un café bicicletero con su buena dotación de pan dulce, o unos tacos de la cajuela de algún coche que se estaciona en la esquina de cada oficina, no hay nada de criticable en ello, si es tu elección por gusto, o de vez en vez, pero si el asunto es porque en tu hogar, una fonda o un restaurante ya resultan incosteables es un problema.

Para las empresas, no resulta más fácil, hoy se agregan las cadenas de suministro cortadas; por ejemplo: Rusia es el gran granero del mundo y proveedor de gas natural, ¿sabes lo que sucederá en unos meses, si continúa la guerra? Para darte una idea tu sándwich, torta, pan dulce, pastas y muchas más cosas están hechos con harina de trigo. Pero para tener trigo se requieren fertilizantes y para tenerlos requerimos del intercambio químico de sustancias distribuidas en todo el mundo. Con todo el comercio ruso bloqueado, inicialmente lo transportado es más caro porque los espacios aéreos y marítimos, ya no son de libre acceso en el mundo. También muchas empresas podrían verse afectadas me refiero a todas aquellas que producen esos insumos y son muchas. Aun cuando no lo creas México es dependiente alimentario del mundo y por ello, en la pandemia hubo recortes importantes en las empresas más emblemáticas del T- MEC, industria automotriz y de maquila, la razón ya te podrás empezar a dar cuenta fueron las miles de cadenas de producción cortadas, si un chip de China no llega a México, no puede insertarlo en los componentes digitales o electrónicos de un coche o tu celular. Pero ahora podrían ser aparatos que no son de primera necesidad, sino consumibles, tu comida, si hay una escasez de harina de trigo o maíz, quizás las importaciones no sean tan seguras para México.

Vivimos el tiempo donde muchas investigaciones apuntan a que no será posible para las generaciones nuevas, tener una mejor situación económica que su padre y madre. Sin embargo, una persona educada generalmente tiene mayores percepciones económicas, no abandones los estudios, trata de no pausarlos a menos que sea sumamente necesario, ello recae también en el punto de que puedas obtener un empleo ya que entre menor sea la preparación mayor el tiempo de trabajo, y menor el salario.

Muchas veces tomamos todas las tarjetas de crédito,  ofrecen grandes beneficios para que adquieras bienes de consumo duradero que son necesarios para todas las casas ya que facilitan nuestra vida, sin embargo, miles de ocasiones te han dicho que es dinero prestado, por lo tanto, ese dinero se tiene que pagar, sino lo haces, endeuda a las personas, y los hace perder la tranquilidad financiera.

Lo que viviremos en unos meses son la escasez de empleos de calidad, los ahorros y muy probablemente medicinas y comida. Pienso con mucha fe en la humanidad que esto ha de culminar pronto, pero por ahora, no se vislumbra una congruencia entre la ambición y la racionalidad. 

Concluyo con algo escrito por Simon Sinek “… como seres humanos, tenemos una tendencia natural a buscar soluciones inmediatas a problemas incómodos y a dar prioridad las ganancias rápidas para hacer avanzar nuestras ambiciones. Tendemos a ver el mundo como éxitos y fracasos, ganadores y perdedores. Este modo por defecto de ganar-perder a veces puede funcionar corto plazo; en cambio como estrategia para el mundo puede tener consecuencias graves a largo plazo.” Como se ve el camino de la solución de un conflicto ahora regional puede derivarse en un panorama de catástrofe mundial.

POR SARA MORGAN

PAL