COLUMNA INVITADA

Inali, un logro de pueblos indígenas

Hace unas semanas nos enteramos de que esta administración propuso desaparecer al instituto

OPINIÓN

·
Xóchitl Gálvez / Colaboradora / Opinión El Heraldo de México

Aún está en nuestra memoria el día en que el presidente Andrés Manuel López Obrador tomó posesión y ante representantes de pueblos indígenas dijo que serían su prioridad. No ha sido así.

Además, el primer mandatario ha mencionado, de manera reiterada, a los pueblos indígenas en sus diversos informes, en sus discursos, incluso, en las arengas del 15 de septiembre. Todo ha quedado solo en el discurso.

Hace unas semanas nos enteramos de que esta administración presentó una propuesta para desaparecer el Instituto Nacional de las Lenguas Indígenas (Inali). Sin duda, un atentado contra el patrimonio cultural de nuestro país.

Con ello, se arrasaría con la institución por la que lucharon pueblos, intelectuales, profesores bilingües y lingüistas nacionales. 

La Ley reconoce a las lenguas indígenas como parte integrante del patrimonio cultural y lingüístico nacional, por lo que les da el carácter de lenguas nacionales. En ese marco, el impulso al estudio, cultivo, preservación, promoción y divulgación de las lenguas indígenas es responsabilidad del Estado, por su importancia sociocultural y por ser un medio privilegiado para fomentar el desarrollo integral de los pueblos que las hablan. 

Sin duda, el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas es el medio que el Estado tiene para lograr este propósito.

El Inali, tiene entre sus tareas, encargarse de la creación del Padrón Nacional de Intérpretes y Traductores en Lenguas Indígenas, de la formación y capacitación de traductores y de fomentar la atención a la población indígena.

Este año, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró entre 2022 y 2032 el Decenio Internacional de las Lenguas Indígenas del Mundo, pero el Inali, institución responsable de la preservación de estos idiomas mexicanos, está en riesgo de desaparecer. Es necesario defenderla.

Fusionar el Inali con el INPI significa condenar al fracaso el fortalecimiento de las lenguas indígenas, ya que el INPI, desde la llegada de esta administración, se le ha reducido el presupuesto en más de 40 por ciento.

Las acciones dicen más que mil palabras y hoy se queda sólo en el discurso el compromiso de la cuatroté con los pueblos indígenas.

POR XÓCHITL GÁLVEZ
SENADORA DEL PAN
@XOCHITLGALVEZ

CAR

Sigue leyendo

Movilidad y Seguridad Vial

Economía circular y gestión de residuos

México y la COP26