COLUMNA INVITADA

Economía circular y gestión de residuos

Es necesario avanzar hacia la economía circular, para que los materiales no se conviertan en residuos

OPINIÓN

·
Xóchitl Gálvez / Colaboradora / Opinión El Heraldo de México

Avanzar hacia una economía circular es imperativo, la economía lineal, la que para fabricar productos se extraen materias primas —se produce y se desecha—, ha demostrado ser altamente dañina para el planeta.

En la Cumbre de la ONU sobre el Cambio Climático COP26 hubo un consenso sobre la urgente necesidad de controlar el calentamiento global para mantenerlo lo más cercano a 1.5° Celsius. La reducción de gases de efecto invernadero es fundamental para frenar el aumento en la temperatura global y, además de la reducción del dióxido de Carbono (CO 2), es urgente reducir las emi - siones de metano (CH4).

Las fuentes más importantes de metano en el mundo son la basura, la agricultura y la generación y el uso de combustibles fósiles. Por ello, es necesario avanzar hacia esquemas de economía circular , para que los materiales no se conviertan en residuos.

Esta semana aprobamos en el Senado la Ley General de Economía Circular y la Ley General de Prevención y Gestión Integral de Residuos (LGPGIR), fundamentales para dar el primer paso hacia la construcción de una economía circular.

Si bien fueron dictámenes en los que se avanzó, no son las leyes óptimas. Su valor reside en que abren la posibilidad de iniciar el proceso de transición de una economía lineal a una circular. Estas leyes deben ser revisadas de manera constante y las reformas se darán conforme se avance en la implementación.

En la LGPGIR, la mejora es palpable porque se incluye un mejor escenario normativo para gestio - nar los residuos. Se refuerzan los conceptos de reúso, reutilización, compostaje, que están débilmente regulados, lo que permitirá modelos más allá del mero reciclaje.

Empieza a delinear un modelo en el que se cumpla el principio “el que contamina, paga”. Y no es cuestión de satanizar, es cuestión de reconocer que los productores, importadores, comercializadores y distribuidores tienen una responsabilidad extendida. Es fundamental que tengan responsabilidad mayor en el proceso de recolección, gestión y procesamiento de los materiales.

Respecto a esta ley, acordamos presentar una reforma la próxima semana , para que no contravenga los avances que han tenido algunas entidades federativas en la materia.

En el caso de la Ley General de Economía Circular, advertimos que no está clara la existencia de una facultad del Congreso de la Unión para expedir una ley general y, también, que esta ley relegaba a las entidades y municipios a un papel de espectadores, debido a que las facultades indispensables se concentraban en la Federación.

Con las propuestas que se hicieron en el trabajo en comisiones, estos dos aspectos han sido mejorados, tratando de evitar que la Federación arrolle en sus competencias a las entidades. Con este diseño, las leyes locales y los reglamentos municipales que se relacionan con esta ley podrán coexistir, pero hay que ir pensando que en el futuro, es indispensable fortalecer más las facultades locales. Nunca vamos a lograr una ley perfecta, pero el camino hacia ella empieza siempre con un primer proyecto perfectible.

POR XÓCHITL GÁLVEZ
SENADORA DEL PAN
@XOCHITLGALVEZ

PAL