COLUMNA INVITADA

México y la COP26

Nuestro país no fue de los primeros en firmar el convenio para detener y revertir la deforestación

OPINIÓN

·
Xóchitl Gálvez / Colaboradora / Opinión El Heraldo de México

No hay duda, mientras el mundo camina hacia las energías renovables y el hidrógeno verde, nuestro país le apuesta al consumo de energías fósiles. Como muestra, la construcción de la refinería Dos Bocas, en Tabasco.

En la Conferencia de la Organización de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, mejor conocida como COP26, que se realiza en Glasgow, Escocia, se han lanzado una serie de alertas para que todas las naciones asuman responsabilidades en el cuidado del medio ambiente.

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, advirtió que el mundo está cavando su propia tumba porque se está matando con el carbono y, peor aún, la naturaleza se está utilizando como un retrete.

Ante este escenario catastrófico que ya se había advertido años atrás, diferentes naciones refrendaron sus compromisos para combatir el cambio climático.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, anunció que se impondrá un límite en las emisiones generadas por la industria de gas y petróleo y presumió la protección de casi 14% de sus áreas marinas y costeras.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se comprometió a reducir, para 2030, sus emisiones de gases de efecto invernadero entre un 50% y un 52%, por debajo de sus niveles de emisiones de 2005.

La canciller alemana, Angela Merkel, insistió en la necesidad de que los países eleven sus objetivos de reducción de emisiones porque el ritmo actual no permite llegar a donde hay que estar.

Mientras, en México había polémica por si se posponía la discusión de la dañina reforma energética, esa que pretende darle salida a los combustibles fósiles de la Comisión Federal de Electricidad.

México ha sido una nación ausente con compromisos concretos en la COP26. Si bien presumirán el programa Sembrando Vida, el país no fue de los primeros en firmar el convenio para detener y revertir la deforestación.

Tampoco firmó la agenda Breakthrough, a través de la cual los países y empresas se coordinarán para acelerar el desarrollo y la implementación de tecnologías limpias y soluciones sostenibles, con el objetivo de que dichas tecnologías sean una opción más accesible y atractiva para todos a nivel mundial.

El gobierno de nuestro país debe estar alerta de los anuncios recientes del arancel basado en las emisiones de carbono de la Unión Europea, como parte de su plan de reducción de emisiones de gas de efecto invernadero.  De la posible implementación de mecanismos conocidos como “Carbon Border Adjustment”, que establecen un impuesto al contenido de carbono en regiones como la Unión Europea, Canadá y los Estados Unidos.  Ello nos obliga a asegurar un suministro eléctrico de bajo carbono en el proceso productivo. De no hacerlo, se perderá el acceso a estos mercados.

Se equivocan quienes piensan que el cuidado del medio ambiente es un tema de moda. No se trata de una crítica del neoliberalismo a la 4T, se trata de responsabilidad con las nuevas generaciones.

POR XÓCHITL GÁLVEZ
SENADORA DEL PAN
@XOCHITLGALVEZ

PAL