ALHAJERO

Responsabilidad del monje negro

Reclaman a Gabriel García haber despreciado la información que se tenía de los programas sociales y haber partido de cero.

OPINIÓN

·
Martha Anaya / Alhajero / Opinión El Heraldo de México

Muy calladito se mantiene Gabriel García Hernández después de dar cuenta de su abrupta salida en junio pasado de la coordinación de los Programas de Bienestar.

Sobre todo ahora que el Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social) dio a conocer que la pobreza aumentó en el país 3.8 millones entre 2018 y 2020, incrementando la cifra a 55.7 millones.

Peor aun cuando –a contrapelo de los ideales presidenciales de ayudar más a los más pobres-, la población en situación de pobreza extrema registró un aumento de 2.1 millones, llevando la contabilidad de 8.7 a 10.8 millones.

Una estocada al corazón de la política aplicada por el gobierno de López Obrador.

¿Qué falló? ¿Quién falló? ¿Dónde están los responsables de tal desastre?

El Presidente no quiere ni hablar del tema. En público, rechaza las cifras: “yo tengo otros datos”, dice. Alega que las cifras del INEGI y del Coneval no están bien.

Sus asesores le argumentan que la pandemia no permitió hacer un censo correcto, que los encuestadores no lograron llegar al primer decil (ubicado en las zonas más difíciles y remotas) y por ello sus datos no reflejan el apoyo que reciben del gobierno los que menos tienen.

Desde su perspectiva, desde la del propio presidente, ellos tienen mejor información.

Pero aun así la duda prevalece. AMLO pidió una revisión completa de todos los programas y, por supuesto, fijó la mirada en el depuesto monje negro, jefe de los super delgados y de los miles de servidores de la nación. Su famoso Censo del Bienestar bien podría ser fallido.

Desde la oficina de Carlos Torres Rosas, secretario técnico del gabinete y actual coordinador nacional de los programas de Desarrollo --funcionario convertido hoy en día en una de los personajes con mayor poder e influencia en AMLO- se revisa el tema.

En el entorno presidencial apuntan a Gabriel García como responsable de los errores (porque los hay) en el censo y de los resultados que ahora evidencia el Coneval.

Los críticos de Gabriel García le acusan sobre todo de no tomar en cuenta el trabajo hecho durante años –a través de distintos sexenios- para conformar los padrones de los programas sociales y a partir de ahí mejorarlos, en lugar de haber despreciado toda la información.

-0-

GEMAS: Obsequio del presidente López Obrador a los magistrados del Tribunal Electoral: "No han demostrado actuar con rectitud, a mí me decepcionaron y tengo pruebas. Ya llevo yo muchos años en esto, no me estoy chupando el dedo; entonces, ya no les tengo confianza. Lo mejor es una renovación porque la democracia tiene que estar en manos de gente incorruptible, honesta, ese es mi punto de vista".

POR MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA

dza