MISIÓN ESPECIAL

Un verano caliente

Cuando muchos creímos que nos alejábamos de la pandemia del COVID-19, vuelve una ola que afecta a todo el mundo, por las variantes contagiosa

OPINIÓN

·
Martha Bárcena Coqui / Misión Especial / Opinión El Heraldo de México

Vivimos un verano de 2021 caliente, por la nueva ola de contagios COVID, las lluvias torrenciales en Europa, eventos políticos traumáticos en Haití, Sudáfrica y Cuba. En el mar de fondo de estos eventos hay problemas estructurales serios: el cambio climático, las crecientes desigualdades exacerbadas por el COVID-19, la falta de expectativas. México no es ajeno a ello. El verano de 2021 está caliente. Cuando muchos creímos que nos alejábamos de la pandemia del COVID-19, gracias a la vacunación, vuelve una ola que afecta a todo el mundo, por las variantes más contagiosas. El País titula:

“La variante delta desbarata los planes europeos de regresar al verano de 2019”. La recuperación podría darse hasta 2023. Malas noticias para sociedades agotadas por las crisis sanitaria y económica. Hay titubeos sobre la conveniencia de reabrir clases presenciales y un irresponsable movimiento antivacuna en muchos países. Además del COVID, el cambio climático impactó con lluvias torrenciales a Alemania y otros países, que causaron la muerte de más de 180 personas. Las consecuencias afectarán las elecciones en Alemania, en septiembre, en la era “post Merkel”. En lo político, julio ha traído eventos traumáticos: el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, ejecutado por mercenarios colombianos, exsoldados del Ejército, algunos entrenados en EU. Falta mucho por aclarar del cómo y el porqué, pero las consecuencias son claras: falta de gobernabilidad, tres aspirantes a conducir al país, cada vez más sumido en la miseria. ¿Qué hará una América Latina desunida para ayudar a Haití a salir del marasmo?

También en el Caribe, muchos cubanos salieron a las calles a protestar con el lema “Patria y Vida”. Cansados de las carencias, penurias, las largas colas para abastecerse de los productos más elementales y la falta de expectativas, se registraron protestas no vistas en años. El injusto embargo comercial y económico de EU a Cuba impacta a la isla y, tal como lo han solicitado 187 países en la Asamblea General de la ONU, debe terminar. Pero es cierto que el régimen reaccionó con dureza, reprimió a los que protestan y acusó por enésima ocasión a EU de instigar la desestabilización, en lugar de abrirse al diálogo. Como escribió Leonardo Padura: “Pienso que ni una ni otra evidencia (desestabilización y vandalismo) le quitan un ápice de razón al alarido que hemos escuchado”.

En Sudáfrica van más de 75 muertes en alzamientos contra el gobierno, al parecer promovidos por los partidarios del expresidente Jacob Zuma, ahora en la cárcel. En el fondo de las protestas subyacen problemas estructurales como el desempleo y la desigualdad.Y son esos problemas estructurales, como la falta de expectativas en los jóvenes, el desempleo o empleos mal pagados, el empobrecimiento de las clases medias, el regreso del hambre, la creciente desigualdad, no sólo de ingresos, sino de acceso a los más elementales derechos humanos, a la salud, al trabajo, a la vivienda digna, a la educación, el mar de fondo de los cambios que vemos en la superficie de este verano caliente. México no es ajeno a ellos.

POR MARTHA BÁRCENA COQUI
MARTHA.BARCENA@ELHERALDODEMEXICO.COM 
@MARTHA_BARCENA

PAL