UN MONTÓN DE PLATA

Lección para De la O desde Israel

Hay evidencia en el mundo en relación con la solución que representan las bolsas de valores para socialización del capital en países emergentes

Carlos Mota / Un montón de Plata / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Se está acumulando una grosera cantidad de evidencia en el mundo en relación con la solución que representan las bolsas de valores para la socialización del capital en países emergentes. 

Ya no sólo son Estados Unidos, Reino Unido o Japón quienes exhiben los beneficios de contar con un mercado de capitales dinámico.  

Ahora hay países en todas las geografías que están utilizando este mecanismo para distribuir la propiedad del capital empresarial. 

Excepto México, donde al próximo secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, le estallará un problema mayúsculo si ignora la tendencia que trágicamente está en marcha en el país: desenlistes constantes, baja o nula bursatilidad, ignorancia y prejuicio social sobre el tema. 

El problema no puede ser ignorado por Ramírez de la O: miles de empresas con gobierno corporativo pobre; exceso de control familiar; requisitos excesivos para cotizar; y un inconmensurable prejuicio sobre el significado de la inversión bursátil. Es el cocktail idóneo para regresar a México a la era pre-revolucionaria, casi a las haciendas. 

Y si Ramírez de la O no hace algo vamos a lamentar en un lustro que, teniendo los instrumentos (la Biva y la BMV), los ignoramos en detrimento de la sociedad. 

La semana pasada, Israel atestiguó la oferta pública inicial de una empresa fintech local, Nayax, que levantó más de Dlls. $140 millones en la Bolsa de Tel Aviv. Esa empresa se suma a otras 93 que se han hecho públicas desde inicios de 2020 a la fecha. 

Es muchísimo. Un experto financiero israelí declaró a The Times of Israel que la euforia era resultado de “las iniciativas de la Bolsa de Tel Aviv y de la Autoridad Bursátil israelí”. Es una gran lección para un país como México, donde la sequía de nuevas emisiones se ha eternizado. 

Pero Israel no es el único. En Turquía, por ejemplo, hubo bursatilizaciones de capital para ocho empresas nuevas en la Bolsa de Estambul en 2020, y se espera que siete firmas más se hagan públicas este año: compañías de lácteos, fabricantes de plásticos, etc. 

En Polonia, un país ex comunista, ocurrieron siete ofertas públicas iniciales en el primer tramo de 2021, y se esperan cinco más. Además, la Bolsa de Varsovia lanzó NewConnect, una especie de mini bolsa para empresas nuevas de tecnología impulsadas por polacos jóvenes especializados en videojuegos. Este año se han lanzado 13 compañías ahí. 

Si el secretario Rogelio Ramírez de la O quiere auxiliar en desinflar la patética división entre ricos y pobres, y desea auténticamente ayudar a la expansión de la clase media, debe tomar estas tendencias mundiales muy en serio. 

De otra forma, el sexenio puede acabar con un mayor encono contra el mundo de los negocios, la bolsa y el dinero.

POR CARLOS MOTA
MOTACARLOS100@GMAIL.COM 
WHATSAPP 56-1164-9060

PAL