EL GALEÓN DE MANILA

La disputa entre EU y China por el mundo en desarrollo

Derrotar al COVID-19 y lograr la recuperación económica global pasa necesariamente por alcanzar una inmunización masiva y urgente

Gerardo Traslosheros / El Galeón de Manila / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Existe una competencia intensa entre Estados Unidos y China por la dominancia global, pero en el mundo en desarrollo la batalla se ha acentuado, recientemente enfocándose en vacunación e infraestructura, lo que podría traer beneficios importantes para los países de bajos ingresos. 

Derrotar al COVID-19 y lograr la recuperación económica global pasa necesariamente por alcanzar una inmunización masiva y urgente. Para enfrentar la agresiva diplomacia de China (y Rusia) en el mundo en desarrollo carente de recursos, bajo un esfuerzo diplomático de Joe Biden, EU y sus aliados del G7 (Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) anunciaron en su reciente reunión cumbre una iniciativa de vacunación. También se comprometieron a ofrecer a los países de menores ingresos, financiamiento y asistencia para el desarrollo de infraestructura bajo la iniciativa llamada Reconstruyendo el Mundo de Mejor Forma (Build Back Better the World o B3W), buscando brindar una alternativa a lo que China realiza hace años bajo su programa de La Franja y la Ruta (One Belt One Road). 

Sin embargo, los ofrecimientos de vacunación del G7 para el mundo en desarrollo, aunque a manera de donativo, parecen insuficientes, pues son solamente dos mil millones de dosis desde el inicio de la pandemia (mil millones a partir de la reunión cumbre), cuando las necesidades son mucho mayores pues la pandemia no cede y surgen nuevos brotes en América Latina e India (África sigue siendo una incógnita). 

En infraestructura, es necesario dar mayor sustancia a la iniciativa B3W, evitando duplicidades con otros programas para no caer en mera retórica si se quiere en verdad competir con China. Alrededor de 100 países ya cuentan con proyectos bajo OBOR, que tienen problemas financieros y frecuentemente no toman en cuenta el impacto ambiental. EU y aliados se habían demorado en brindar una alternativa a OBOR con proyectos sustentables, transparentes, de mejor calidad y menor deuda. El riesgo es que B3W termine siendo un reciclado de proyectos con poco financiamiento, en un momento en que los países ricos reducen su apoyo a los países pobres. 

Las iniciativas anunciadas deben ser sólo el inicio de una serie de programas de apoyo al mundo en desarrollo después de años de indiferencia, especialmente bajo Trump. Vacunación e infraestructura son acuerdos relativamente fáciles de lograr entre las potencias occidentales, pero lo complejo está por venir incluyendo su implementación. Apoyar el cumplimiento de los Objetivos del Desarrollo Sustentable cuando dicho logro llevará al menos una década adicional por efecto de la pandemia, sería un paso obligado a seguir si realmente se quiere ganar adeptos frente a China en la promoción de valores democráticos, lo que para Biden parece ser una cuestión vital.

POR GERARDO TRASLOSHEROS

JENKINS GRADUATE SCHOOL Y PECC MÉXICO

@GTRASLOSHEROS

PAL