COLUMNA INVITADA

La democracia versus la autocracia

El Grupo de los 7 trabajará para desafiar las políticas que ponen en riesgo los esfuerzos para mantener una economía global, justa y transparente

OPINIÓN

·
Lila Abed/ Colaboradora/ Opinión El Heraldo de México

En su primer viaje al exterior, Joe Biden busca restablecer el liderazgo de EU en el mundo, restaurar sus alianzas tradicionales y defender a las democracias de las autocracias. En la cumbre del G7, los líderes de las siete potencias económicas, acompañados de Australia, India, Corea del Sur y Sudáfrica, discutieron temas urgentes como la pandemia, el cambio climático, el comercio justo y equilibrado, y la igualdad de género.

Sin embargo, uno de los puntos más interesantes del comunicado, que publicaron en conjunto al concluir la cumbre, fue identificar a Rusia y China como amenazas al orden internacional, pues en 2018, cuando Trump era presidente, nunca se mencionó a China.

En relación con el gigante asiático, el G7 informó que trabajará para desafiar las políticas que ponen en riesgo los esfuerzos para mantener una economía global justa y transparente, y exige que se respeten los derechos humanos en Xinjiang y Hong Kong. Externó su preocupación por la situación en el Mar de China Meridional, acertando su oposición a cualquier intento unilateral por parte del gobierno de Xi Jinping que rompa el status quo en la zona. Acordó investigar el origen del COVID-19 en Wuhan e invertir en proyectos de infraestructura en países subdesarrollados para contrarrestar la iniciativa china del Cinturón y la Ruta, la cual destina entre cuatro y ocho trillones de dólares para construir vías de ferrocarril, puertos, centrales eléctricas y otras instalaciones en docenas de países. 

Con Rusia, se notó la influencia del mandatario estadounidense en la redacción del documento. Hace un llamado para que detenga sus acciones desestabilizadoras, como la interferencia en los sistemas democráticos de otros países y que castigue a los ciberdelincuentes que realizan ataques desde el interior de su país. También, demandan que Moscú cumpla con sus obligaciones y compromisos internacionales en materia de derechos humanos.

Biden utiliza las distintas reuniones con sus aliados —el G7, la Unión Europea y la OTAN— para enviar un mensaje directo a su homólogo ruso previo a su reunión de mañana en Ginebra: el poder de EU ha regresado y presenta un frente unido que defenderá los intereses del hemisferio occidental ante cualquier amenaza.

En Suiza, se espera que el enfoque del primer encuentro presencial entre Biden y Putin sea la seguridad. Hoy la Casa Blanca cuenta con un líder versado en materia de política exterior, y aunque intentará reducir las tensiones con Rusia, le recordará a su contraparte que EU cuenta con distintas herramientas económicas, diplomáticas y militares para responder a futuras agresiones.

Dicho esto, Putin también ha dejado claro que no permitirá que Estados Unidos intervenga en sus asuntos internos, ni que le diga cómo gobernar su país. En una entrevista, dijo que la relación entre ambos países atraviesa uno de los puntos más bajos en los últimos años. Putin busca consolidar su posición como hegemonía regional y por ende, tiende a adoptar una postura de mano dura ante la comunidad internacional.

El gobierno estadounidense ha sufrido ataques cibernéticos provenientes de Rusia y como respuesta, Putin ha tenido que lidiar con varias rondas de sanciones que debilitan su economía. Será una conversación clave, ya que podrá determinar un nuevo balance en el sistema internacional.

POR LILA ABED
POLITÓLOGA E INTERNACIONALISTA
@LILAABED

dza