CONTRA LAS CUERDAS

La casa inaudita de avenida Tláhuac

La vivienda de los Flores, de 300 metros de construcción y de dos plantas parece invadir uno de los carriles, de Mixcoac a Tláhuac

Alejandro Sánchez / Contra las Cuerdas / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

El 29 de julio de 2013 publiqué en el diario capitalino Maspormas mi primera crónica sobre las imperfecciones de la Línea 12 del Metro, a un año de su cuestionada inauguración.

La Casa Inaudita fue el título de mi columna Corredor de Espejos de ese día. En ésta se relata la vida de los Flores en su casa de la colonia San Lorenzo Tezonco, dos estaciones antes de Los Olivos, o dos después, según de donde se haya iniciado la partida.

Uno no necesita ser topógrafo, ni arquitecto, ni mucho menos ingeniero civil para suponer que las cosas no se hicieron correctamente en ese proyecto del sistema de transporte, menos cuando se está por tomar una curva extraña sobre avenida Tláhuac, debajo de las ballenas del Metro.

La casa de los Flores, de 300 metros de construcción, dos plantas y seis accesorias, parece invadir uno de los carriles, de Mixcoac a Tláhuac, menos si se conduce rápido, de noche y no conoces la zona.

Tan especial se vuelve el camino en ese punto de la avenida, a unos metros de las Torres, que de pronto, el sentido en que transitas, el proyecto vial invade un carril al lado opuesto, mismo que se adelgaza para permitir el paso de quienes vienen de frente.

Para medio compensar la obra, los encargados hicieron otro brazo de la avenida que corre debajo de los rieles del tren elevado y a un costado de las columnas que sostienen las ballenas.

De día genera un caos vial, de noche, tragedia. En otros países del mundo a una vialidad parecida le llaman trazo inglés, pero en México es remedo de trazo inglés.

Los accidentes de tránsito incrementaron al pie de la casa de dos pisos de los Flores y de seis de la mañana a 12 de la noche el ruido de los rieles se coló todo este tiempo por las ventanas de las habitaciones del segundo piso que dan casi frente a las vías.

Entendí porqué los integrantes de esa familia ya se gritaban cuando hablaban en su convivencia cotidiana. En el paso del tren —única línea que no usa neumáticos, sino ruedas de metal— hay que hacer pausas durante la conversación o de plano levantar la voz, y ellos ya aprendieron a hablar sin pausas en su casa, que tenía cuarteaduras por todos lados a un año de inaugurada la obra.

“Antes de empezar a construir el Metro vinieron unos topógrafos que departe del Gobierno del Distrito Federal y dizque traían un notario”, dijo Arnulfo Flores.

“Ajá, dijeron que la construcción estaba bien. Quedaron de volver al final de la obra, pero ya nunca más se les volvió a ver”, agregó Alfredo Flores, relata la crónica.

Nadie sabe por qué esa vivienda ni la de otros vecinos suyos fueron expropiadas de entre 260 predios y casas que compró el entonces Gobierno del Distrito Federal, de Marcelo Ebrard, para la Línea 12.

Según el gobierno local, hasta ese momento no había ninguna falla que permitiera imponer sanciones a ICA, Alstom y Carso, encargados de la obra.

Pero insisto, a veces no hay que ser experto para dar una buena valoración.

En la crónica de 2014 escribí el testimonio de un taxista que al llevarme un día por la zona tomó la curva: “¡Ay güey! Estos pinchis ingenieros”. 

Daba la impresión, por un momento, que chocaríamos contra la vivienda, que tiempo después supe era de los Flores.

El taxista manejaba bien, pero parecía que la casa repentinamente invadía el carril de la avenida. Hasta en Google Maps se aprecia esa rareza de la ingeniería mexicana.

Antes de que reventara el escándalo de la Línea 12 en 2014, que obligó a cerrarla por más de seis meses, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) hizo 46 recomendaciones al proyecto de Ebrard, mientras que la Contaduría Mayor de Hacienda de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal emitió 103 observaciones y eso que aún no se desarrollaba la investigación técnica que puso al descubierto las fallas e irregularidades

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ
CONTRALASCUERDASMX@GMAIL.COM 
@ALEXSANCHEZMX

maaz