COLUMNA INVITADA

Voto masivo y empoderamiento ciudadano

Hoy existen en México condiciones inéditas para que el pueblo ejerza su poder de decisión, de forma más directa

David Monreal / Colaborador / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

La participación política de la ciudadanía, durante los comicios, es uno de los mayores indicadores de salud democrática; refleja la confianza que existe en las instituciones encargadas de recibir y contabilizar los votos, y designar a los ganadores de la contienda electoral, lo que equivale a saber que el voto será respetado.

A diferencia de la época de oro del dedazo, como método de elección antidemocrática, hoy existen condiciones inéditas para que el pueblo ejerza su poder de decisión, de forma más directa.

En 1964, por citar un ejemplo, Gustavo Díaz Ordaz fue electo Presidente con 87.69 por ciento de los votos, pero con sólo alrededor de nueve millones y medio de sufragios a su favor.

En contraste, en 2018, el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, resultó electo con 53.19 por ciento de los votos, pero con más de 30 millones de sufragios, lo que demuestra cómo, a medida que la participación ciudadana aumenta, se favorece la existencia de una auténtica contienda y no de un simple trámite para la sucesión en los cargos públicos.

No obstante, a pesar del desarrollo histórico de la democracia en México y en el mundo, la pandemia ha provocado cambios en la participación electoral en América Latina y el Caribe.

De acuerdo con el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA), al menos 18 países de la región celebraron elecciones durante la contingencia sanitaria, y el análisis de las últimas 14 revela que, en comparación con las anteriores, la participación aumentó sólo en tres casos y disminuyó en 11.

El caso de las elecciones generales de Bolivia, en 2020, es emblemático no sólo porque tuvieron que ser aplazadas por motivos sanitarios, sino por ser el país donde ocurrió un mayor aumento de participación electoral, que además reafirmó el triunfo de las fuerzas políticas de izquierda, encabezadas por el presidente Luis Arce, con más de 55 por ciento de los votos.

Aunque no es fácil señalar las razones que motivan los cambios y su sentido, resulta obvia la relación entre la salud pública y los riesgos sanitarios de salir a espacios públicos, por lo que el avance en el plan de vacunación en México y que la mitad de las entidades de la República se encuentren en semáforo epidemiológico verde, 15 en amarillo y únicamente una en naranja, es esperanzador para celebrar una jornada electoral nutrida y a la altura de la importancia de las elecciones más grandes de nuestra historia.

Recordemos que gracias al voto masivo por Morena se pudo concretar la victoria de 2018 y reformar el sistema jurídico nacional, para crear mejores mecanismos de control contra el fraude electoral, como la tipificación del uso de los programas sociales con fines electorales como delito grave, así como métodos de participación ciudadana, más allá de las elecciones, como la posibilidad de celebrar consultas populares a nivel local en temas de relevancia regional.

El voto masivo es una táctica efectiva.

DAVID MONREAL
COLABORADOR
@DAVIDMONREALA

dza