COLUMNA INVITADA

La profesionalización de las policías

Debido a los sueldos bajos y la falta de capacitación, estos cuerpos de seguridad son lo más vulnerables ante la delincuencia

Arturo Ávila / Columna invitada / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

La policía municipal es el eslabón más importante en la cadena de seguridad pública, aunque también es el más frágil. Debido a los sueldos bajos, la falta de capacitación y a las condiciones precarias en las que laboran, estos cuerpos de seguridad son los más vulnerables ante la delincuencia. Esto se ve reflejado en la percepción de su desempeño. De acuerdo con la ENVIPE, a nivel nacional sólo 6.7% de los ciudadanos confía mucho en este cuerpo de seguridad, mientras que 69.7% considera que son corruptas. Si un policía no es profesional, tampoco será confiable, por ello, la profesionalización es el elemento indispensable para asegurar mejores condiciones de seguridad para los ciudadanos.

Durante mucho tiempo ser policía se consideraba un oficio y no una profesión, sin embargo, conforme la tarea fue tomando mayor relevancia, esta se ha ido perfeccionado. Actualmente el conocimiento se considera como la base de la profesionalización. Los policías son los encargados de velar por la integridad de la ciudadanía y de sus bienes, por lo que su capacidad para resolver problemas debe ser aguda, además, de apegarse a los más altos estándares y principios como el honor, respeto, valentía, honestidad y liderazgo.

Un buen policía también será el que conozca de las herramientas de investigación y recabe correctamente los datos para integrarlos a un juicio cuando presencie un delito, o cuando a través de la vigilancia y la inteligencia social logre evitar un hecho delictivo. De esta forma será un policía confiable a los ojos de la población, porque dará buenos resultados. Por ejemplo, la Policía Orientada a la Solución de Problemas, logra conocer los patrones delictivos como los horarios, colonias y tipos de bienes robados a través del análisis de datos. Además, cuando un policía actúa como un gestor y conoce las inquietudes de los habitantes de su zona, podrá solucionar conflictos y así evitar que escalen a un hecho delictivo.

No se debe olvidar que el fenómeno delictivo es cada vez más complejo y por ello requiere mayores capacidades para hacerle frente. A nivel internacional se discute si la profesionalización radica en el nivel de educación de los policías; y si es o no necesario establecer como un requisito un grado educativo de al menos licenciatura, pues las policías con mayor nivel de estudios son las que tienen mayor grado de profesionalización, además de ser un requerimiento para ascender en la corporación y tener un mejor salario.

A nivel internacional, la Policía de Alemania ha implementado un modelo en el cual el primer paso es asegurarse de que los policías cuentan con las aptitudes que se requieren, posteriormente cursan una licenciatura especializada y, finalmente miden el éxito del aprendizaje. Por su parte, las policías locales de los Estados Unidos se basan en un modelo en el que el reclutamiento, selección, capacitación, supervisión y disciplina son los elementos claves para lograr una policía profesional.

El nivel educativo no es lo único, y será insuficiente si no van acompañado de salarios y prestaciones dignas. En ciudades como Nueva York o Toronto, los policías ganan en promedio 133 mil y 105 mil pesos cada mes. Cuentan con un alto grado de preparación profesional y en consecuencia tienen una enorme lealtad a la institución. En Orlando, Florida, los policías cuentan con bonos que incrementan conforme los policías completen certificación mayor.

La tarea del policía es digna de admiración, ellos ponen en riesgo su vida día con día para que los ciudadanos nos sintamos tranquilos. Ellos merecen contar con las mejores condiciones, porque sólo así se logrará combatir la inseguridad.

POR ARTURO ÁVILA ANAYA

@ARTUROAVILA_MX

*PRESIDENTE IBN/B ANALITYCS Y EXPERTO EN SEGURIDAD NACIONAL POR HARVARD (NIS)

@ARTUROAVILA_MX

PAL