Mexico-EU: ahora o nunca

Hay claridad de las prioridades del nuevo gobierno de EU. Toca al gobierno mexicano entenderlas bien y buscar sinergias y objetivos con las nuestras, para beneficio mutuo

Mexico-EU: ahora o nunca
Martha Bárcena Coqui / Misión Especial / Opinión El Heraldo de México

Estamos frente a una coyuntura única para transformar la relación bilateral: Ahora o nunca

Los primeros cien días de la Administración Biden-Harris confirmaron las cuatro prioridades delineadas desde su campaña: enfrentar el reto del COVID-19; enfocarse en la recuperación económica mediante programas de rescate, creación de empleos e infraestructura; luchar contra el cambio climático y confrontar el reto del racismo y la desigualdad. 

Para ello, logró una campaña de vacunación masiva y la aprobación por el Congreso estadounidense de 1.9 billones de dólares. Ahora negocia hasta 3 billones de dólares adicionales para mejorar la infraestructura de Estados Unidos e instrumentar su programa Green New Deal, enfocado a abordar las necesarias transformaciones para enfrentar el cambio climático.  

Dichas prioridades responden básicamente a la agenda interna, pero se vinculan con la acción exterior de Estados Unidos. El ejemplo más claro de ello fue la Cumbre sobre el Cambio Climático celebrada el pasado 22 de abril. 

A la vez, EU delineó su política exterior: la confrontación/ competencia y/o cooperación con China como prioridad. Busca también poner orden al interior de la administración, articulando posiciones consensuadas. Profesionalismo y predictibilidad son clave para recuperar el liderazgo de Estados Unidos en el mundo. 

Otro objetivo es recomponer las alianzas tradicionales, en particular con los vecinos México y Canadá, la Unión Europea, la OTAN y Japón, Corea del Sur e India, así como privilegiar el multilateralismo. EU regresó a la Organización Mundial de la Salud, el Consejo de Derechos Humanos y el Acuerdo de París. La promoción y la protección de los derechos humanos, así como la defensa de la democracia, caracterizarán a la nueva administración estadounidense.  

La administración Biden-Harris, privilegió a Canadá y México en las primeras llamadas que realizaron el presidente Biden, así como su Secretario de Estado Blinken. 

Esta atención -aunada a la  agenda bilateral y trilateral que conviene recuperar de manera urgente- brinda oportunidades inmejorables a México para una nueva etapa de política exterior, creativa e innovadora, con Estados Unidos, que beneficie a México, coadyuve a transformar la economía mexicana mediante  la reconfiguración regional de las cadenas de valor que impactan nuestra planta industrial, el sector servicios, la preservación del medio ambiente y la biodiversidad del país y eduque a nuestros jóvenes para ese futuro. 

Además, la relación México-Estados Unidos abarca los temas de la migración y la frontera, así como el peso creciente de la comunidad mexico-americana.  

Estamos, pues, ante una coyuntura para no sólo administrar la relación bilateral, sino transformarla. Las decisiones que se tomen ahora definirán nuestros vínculos para los próximos veinte años. Hay que aprovechar la oportunidad. Ahora o nunca. 

Por MARTHA BÁRCENA COQUI

MARTHA.BARCENA@ELHERALDODEMEXICO.COM 

@MARTHA_BARCENA

jram


Compartir