¿A dónde está la banca de desarrollo?

Los propios legisladores ya no saben qué hacer ante esta oleada social, la clase media se está perdiendo, cada vez más mexicanos buscan la manera de sobrevivir

¿A dónde está la banca de desarrollo?
Engge Chavarría / Tinta y papel / Opinión El Heraldo de México

La situación para las familias mexicanas se está volviendo muy difícil, 14 millones de trabajadores en México viven con ingresos que están en el límite de la línea de pobreza, debido a que están perdiendo sus fuentes de empleo, las pequeñas y medianas empresas están quebrando por la baja actividad económica a raíz de la pandemia y parece a nadie importarle.

Los propios legisladores ya no saben qué hacer ante esta oleada social, la clase media se está perdiendo, cada vez más mexicanos buscan la manera de sobrevivir; desde el Senado de la República ya se preguntan ¿Cómo vamos a apoyar a las MiPymes?, ¿cómo vamos a hacer que tengan créditos?

Por lo menos el diagnóstico que tienen es real, saben que más de un millón de micronegocios no se han podido levantar, que todos los días, microempresarios incluso los están buscando para saber qué créditos blandos pueden tener.

El tema lo tiene en el radar la senadora priista Nuvia Mayorga Delgado, quien en sus apuntes refiere que estamos hablando de 4.9 millones de establecimientos del sector privado y cerca de más de 23 millones de familias que viven del empleo que se genera en las MIPYMES.

La bancada priista ya se lo tomó muy en serio, incluso aprovecharon para que el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, les diera una salida. Ya sea buscando recursos incluso ahí mismo. La respuesta es que las MIPYMES están ahorcadas y están en riesgo por potenciales rebrotes o por retrasos en el proceso de vacunación.

De nada servirá una ayuda si no logramos avanzar en el tema de la vacunación, difícilmente están empresas van a permanecer de pie. El Banxico les pasó de nuevo el balón al comentarles que la ayuda está la banca de desarrollo, como es el caso de FIRA, a cargo de Jesús Alan Elizondo Flores.

Esta institución podría ser clave, hasta ahora ha permitido apuntalar un sector que se ha mantenido en expansión y dar un pequeño respiro a las familias porque es innegable el aumento en el gasto de los hogares hacia los alimentos. Así que nuevamente el balón pasó al Poder Ejecutivo, esperemos ponto haya más créditos.  

YA HAY VACUNAS, PERO….

Usted recuerda cuando enfermeras de los centros de salud pública o del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recorrían con una hielera las calles del país para vacunar a niños y adultos o improvisaban un centro de vacunación con una mesa en escuelas primarias.

Nunca faltaba la vacuna de tuberculosis, porque en los últimos tres sexenios pasados hicieron caso a los apuntes de la Organización Mundial de Salud (OMS), se sabe que la enfermedad es altamente infecciosa y está por encima de los daños que puede ocasionar la COVID-19.

Hoy después de 13 meses de desabasto por fin llegó a los anaqueles de hospitales y centros de salud públicos la vacuna BCG contra la tuberculosis, pero su existencia es a cuenta gotas.

En una clínica de salud de la Ciudad de México, de la Alcaldía Coyoacán, hay una lista de espera de poco más de mil personas, pero a la semana llegan 50 dosis y se vacuna dos veces por semana ¡Uff!

Prometen hacerte una llamada y darle prioridad a los niños que hayan cumplido más de un año y sin el antígeno. El problema es grave, el riesgo en el país es alto y puede detonar una pandemia, cerca de 500 mil niños están por ahora en riesgo, desde septiembre del año pasado no han podido ser vacunados en hospitales y centros de salud públicos, ni tampoco en hospitales privados, médicos pediatras consultados revelan que desde octubre se les terminó su banco de antígenos para la tuberculosis.

Desde septiembre de 2020, el IMSS de Zoé Robledo, ya había informado que no contaba con dosis suficientes, dos meses antes de este comunicado (en junio del año pasado) la Secretaría de la Función Pública de Irma Eréndira Sandoval Ballesteros inhabilitó por dos años y tres meses a Laboratorios Imperiales Pharma (productor del antígeno) por dar información falsa en contratos de vacunas y se le impusieron multas por más de 2 millones 200 mil pesos, motivo por el que paró producción la única farmacéutica autorizada por el gobierno para producir la vacuna en el país.

Tampoco hay para cuando se pueda arreglar de forma total el problema, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, decía en enero pasado que “vamos a estar regularizando el abastecimiento de esta vacuna conforme se vayan logrando solventar las irregularidades y perturbaciones que quedaron producto de las prácticas administrativas del gobierno 2012-2018". Esperemos pronto se logre.

EN EL APUNTE… ¿Limitada competencia? ¿Cuál fue el razonamiento que se utilizó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), de Jesús Romano García, para generar los requisitos plasmados en la Licitación Pública Nacional Electrónica LA-009KDN001-E37-2021?, licitación con la que se adquirirá el servicio de limpieza en las Terminales 1 y 2, a cambio de un acuerdo que llegaría hasta 600 millones de pesos y que tendrá vigencia hasta el 30 de abril de 2023.

Lo anterior, es porque luego de asegurar que no podían apegarse a los términos del Contrato Marco que elaboró la Secretaría de Hacienda, de Arturo Herrera, precisamente para guiar las compras del aseo al nivel federal, ya que sus necesidades no se encontraban ahí plasmadas; ahora se solicita que las concursantes presenten un certificado de Competencias Laborales enfocado a Bioseguridad, el cual generalmente es aplicable a rubros de alimentos, informática y fumigación.

Ante tal bache, diversos interesados hicieron de conocimiento del AICM que se limitaría el número de participantes, lo cual está prohibido por la misma Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público; aunque este pequeño gran factor pareció no ser de peso para el equipo comandado por el gerente de Recursos Materiales, Blas Ismael Pacheco, o a la misma representante del Órgano Interno de Control, Fabiola Jiménez. Así, se habla de una supuesta tendencia para beneficiar a firmas como Cleanium y Aseo Privado Institucional, vinculadas con José Juan Reyes Domínguez, compañías que en fechas pasadas se quedaron con un millonario contrato en la Secretaría de Salud, de Jorge Alcocer Varela, bajo circunstancias casi idénticas.

POR ENGGE CHAVARRÍA
PERIODISTA
TWITTER @ENGGECHAVARRIA

jram


Compartir