Ideas para demócratas

Aún hay mucho por hacer antes de la elección del 6 de junio para poder impedir que el Presidente repita su mayoría legislativa

Ideas para demócratas

Si usted, como yo, piensa que es preferible que en una democracia no se concentre en exceso el poder en un solo partido o persona, seguramente considera que es indispensable que Morena no mantenga o amplíe su mayoría en la Cámara de Diputados. Los datos recientes, publicados después incluso de mi columna de la semana pasada, sugieren que ese escenario es muy poco probable. Sin embargo, aún hay mucho por hacer antes de la elección del 6 de junio para poder impedir que el Presidente repita su mayoría legislativa. Aquí apunto algunas ideas a seguir con ese objetivo en la mira, que atañen tanto a liderazgos partidistas como empresariales, sociales, y sobre todo, a ciudadanas y ciudadanos en lo individual.

Primero. Confrontar al régimen en su conservadurismo extremo y su misoginia implícita con una agenda progresista de igualdad de género, inclusión y diversidad. Hay una gran variedad de organizaciones feministas que pueden ser aliadas cruciales de distintas fuerzas opositoras en todo el país, y que han sido especialmente agraviadas por el gobierno actual; tendrán además enfrente como estandarte del insulto a la candidatura de Salgado Macedonio a gobernador de Guerrero.

La adopción y promoción de una agenda de acceso a los derechos para las personas independientemente de su género, orientación e identidad es una oportunidad que, además de justa y deseable en sí misma, abre muchas variantes para poder ser fructífera. Desde luego el reto no es el mismo en todas las regiones del país, pero así como Alexandria Ocasio Cortez acabó respaldando al moderado Biden cuando venció a su favorito Sanders, así sería deseable armar una estrategia de igualdad, inclusión y diversidad que pueda ser exitosa electoralmente para después tener un efecto genuinamente transformador desde la política pública.

Segundo. Promover una amplia participación ciudadana. En los ámbitos laborales, familiares, y sociales. En los distintos chats de excompañeros de la escuela, de distintos pedazos de las familias, y en cada conversación en la que nos lamentamos por el dispendio en Dos Bocas, por el cinismo de los voceros, por la mala estrategia de vacunación, y por la corrupción de políticos de todos los colores, promueva usted que la gente vote el domingo 6 de junio. No es tan difícil. Hay que tener la credencial a la mano junto con un cubrebocas, identificar dónde será la casilla electoral, y salir a votar. Repetir la fecha para que no se nos olvide. Organizar cadenas de fotos para ese día donde mostremos nuestro dedo manchado por la tinta indeleble del INE. Y asegurarnos que no hacemos caso a todo tipo de fake news que tendrán como propósito desincentivar el voto.

Tercero. Entérese y motive a sus cercanos a informarse de cómo están las tendencias electorales en su entidad. Lo ideal es apoyar a aquella fuerza opositora que tenga más chance de ganar contra las candidaturas del régimen. Con la pena, pero no es buena idea apoyar a los nuevos partidos. En su totalidad son aliados del régimen. Aquí la cosa no es tan sencilla, porque lo mismo ocurre con el Verde, el PT, y en algunos casos el mismo PRI y los demás partidos. Pero siempre hay opciones; la clave es saber lo mejor posible quiénes contienden en su localidad en esta elección: ¿son personas que buscan reelegirse?, ¿son nuevas en la política?, ¿si se quieren reelegir, cómo votaron en las reformas constitucionales promovidas por AMLO? Siendo esta información relativamente poco accesible, tampoco es imposible de obtener y compartir si se le dedica algo de tiempo en redes sociales a buscar fuentes confiables –periódicos, estudios universitarios, portales de medios electrónicos, organizaciones de la sociedad civil, etc.

Cuarto y quizá el más importante. Haga un esfuerzo por dejar ir su enojo y frustración. Lo mismo su desesperanza y pesimismo. No solo porque la polarización es la estrategia favorita y más exitosa del régimen: pinta a quienes anhelamos un pluralismo democrático y vibrante como aliados de todas las injusticias del pasado y el futuro. Más importante, porque salirnos del encono con “los otros” nos devuelve cualidades humanas básicas como el respeto, la compasión, la capacidad de colaboración y la esperanza. No se vencen los grandes obstáculos ni se construyen las grandes obras desde el miedo y la rabia solamente. Se requiere de la perseverancia, la firmeza y la alegría para construir algo mejor. Y de eso solamente nos podemos hacer cargo cada una y cada uno de nosotros.

POR ALEJANDRO POIRÉ
DECANO CIENCIAS SOCIALES Y GOBIERNO TECNOLÓGICO DE MONTERREY
@ALEJANDROPOIRE

 


Compartir