Israel y Coronavirus: un optimismo cauteloso

¡La gente debe tenerle miedo al coronavirus, no a la vacuna!

Israel y Coronavirus: un optimismo cauteloso
Jana Beris / Así lo veo yo / Opinión El Heraldo de México

JERUSALÉN. Al momento de escribir esta columna, en Israel  había 73 mil casos activos de COVID-19, de ellos mil 104 en grave estado y cuatro mil 928 muertos. Pero la cantidad de personas inoculadas con la primera dosis de la vacuna superaba los tres millones 271 mil  35% de la población) y casi un millón 890 mil recibieron ya la segunda. 

El Profesor Arnon Afek, es el subdirector General del Centro Médico Sheba-Tel Hashomer, el primer hospital israelí que recibió enfermos de coronavirus hace casi un año, y dedicado intensamente a la investigación de la enfermedad.

Comienza por aclarar que “estamos en una fase muy problemática y peligrosa en la guerra contra el coronavirus”, por el impacto de la llamada mutación británica, responsable de cerca de 70% de los contagios en Israel, y que podría ser más mortífero que el virus original. 

Por otro lado, destaca la forma “impactante” en que Israel inocula a su población, especialmente el hecho que “más de 80% de la población mayor de 60 años ya se ha vacunado, algo que no se ha hecho aún en ningún otro país del mundo”. 

Hay razones para ser optimista, afirma Afek. “Los datos muestran claramente que hay una baja muy significativa en los contagios en los sitios en los que la tasa de vacunación es alta. O sea que hay motivos verdaderos para tener esperanza. La  esperanza es que la vacunación y el cierre se sobrepongan a la mutación tan contagiosa”.

Su resumen es tajante: “¡La gente debe tenerle miedo al coronavirus, no a la vacuna!”. 

Combina su visión de futuro con la preocupación por la situación actual. “Al final, la vacuna ganará. Pero la pregunta es qué pasará hasta entonces, cuánta gente habrá enfermado y cuántos muertos habrá”,  dice. Y explica: “ Hay que ganar tiempo, evitar que los hospitales estén sobrecargados porque eso significa el riesgo que no todos reciban la atención del máximo nivel que queremos dar. Hoy hay mucha gente joven internada. Hay que bajar la mortalidad. Estamos preocupados por la cantidad de muertos”. Lo central es su afirmación: “Estoy convencido de que la vacuna ganará”.

Y debe llegar, advierte, al mundo todo. “Esto no es el ébola en un rincón de África. Si no se vacuna en el mundo todo, no terminará”.

Y está también la visión personal, más allá de lo científico. “He madurado, he aprendido, y he comprendido muchas cosas relacionadas a la vida misma”, dice el Profesor Arnon Afek.Aprendí a no dar por seguras cosas que antes parecían serlo. Hace un mes que no veo a mi hijo, porque tengo que dar el ejemplo personal, y eso me duele. Pero sí hay algo positivo: vemos que el mundo sigue adelante”.

Preguntamos si osa vaticinar cuándo terminará la pesadilla actual. “Vamos  a volver a la vida lo más normal posible, pero distinto”, contesta. “No veo que en los próximos años se pueda vivir exactamente como antes del Coronavirus. Pero se podrá hacer muchas cosas bellas. Volver a lo anterior exactamente llevará mucho tiempo. Será distinto, pero igual puede ser hermosa la vida. Yo siempre busco lo positivo”.

 

POR JANA BERIS
PERIODISTA
lctl


Compartir