La agonía de los cines

Me sumo al llamado de la Canacine, para pedir a las autoridades mexicanas que reconsideren la reapertura de los cines, porque ahora sí la situación es insostenible

La agonía de los cines
Linet Puente / Permanencia Voluntaria / Opinión El Heraldo de México

Ya es un hecho que una de las dos cadenas de cines más importantes del país cerró sus puertas de manera temporal en toda la república mexicana debido a la crisis por el COVID-19. Lo cual nos lleva a preguntarnos de nueva cuenta: ¿Estaremos presenciando el principio del fin para la experiencia cinematográfica en la gran pantalla?

Fueron 52 minutos con 31 segundos los que platiqué con Tábata Vilar Villa, directora de Canacine (Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica), tiempo en el que me explicó con peras y manzanas la situación actual de los cines hoy en día en nuestro país y la cosa está crítica. Este tema me tiene devastada porque sé y conozco el esfuerzo que han hecho estas grandes exhibidoras durante años para posicionarse no solo en México, sino a nivel mundial como las mejores salas de cine. Es una pena que en algo que le dábamos una competencia real a los países desarrollados, esté viviendo sus peores días con aras a desaparecer. De hecho, aunque Cinemex se ha mantenido en total hermetismo con respecto a este tema, la directora de la Canacine, confirmó a su servidora que dicho cadena de cines ha cerrado sus puertas de manera temporal y reabrirán cuando la crisis derivada del COVID-19 baje y que la gente se sienta más confiada a salir y meterse a una sala de cine. ¿De cuánto tiempo estamos hablando? Solo Dios sabe. Este maldito virus no tiene palabra, pero pinta para que dicha empresa se mantenga cerrada por lo menos cuatro meses.

Sé que en este espacio por lo general me dedico a hacer recomendaciones sobre las opciones qué hay tanto en la pantalla grande, como en streaming, e incluso en las grandes cadenas televisivas. Hoy quiero aprovechar esta columna para unirme al llamado que lleva haciendo la Canacine desde hace varios meses, a las autoridades mexicanas para que reconsideren la reapertura de los cines lo más pronto posible porque ahora sí la situación ya es insostenible. Yo sé que es un tema un tanto delicado andar promoviendo que la gente salga de sus casas y haga una vida normal como sucedía antes del Coronavirus, pero debo reconocer que esta industria sabe de lo que habla, pues se han hecho estudios de diferentes universidades en los que se ha demostrado que el cine es un lugar seguro al no existir interacción entre la gente y por contar salas con techos muy altos y la rotación del aire acondicionado cada determinado tiempo. No así un gimnasio, una iglesia e incluso los restaurantes en donde la gente hable, suda, come. Y a estas industrias sí les permitieron seguir adelante con el semáforo naranja por lo menos en la CDMX, mientras que los cines y teatros no pueden reabrir.

Algunos datos duros que arroja la Canacine, es que en 2019, un año histórico para México, se vendieron unos 308 millones de boletos, mientras que en 2020 y lo que va de este 2021 tan solo se vendieron 15 millones de los mismos. La crisis económica ha afectado a unas 50 mil personas, cifra que asciende a 100 mil empleos indirectos entre toda la cadenita de gente que trabaja en esta industria.

Por su parte, aunque la estrategia de Cinépolis es mantenerse abiertos, también es una empresa que ha logrado seguir en pie, pagándoles a sus empleados desde que comenzó la pandemia, pero no creo que puedan seguir así por mucho tiempo más, y lo que estamos viendo en México es tan solo un ejemplo de lo que se vive a nivel mundial. Por eso la preocupación es tan grande porque con las puertas cerradas de los cines podríamos estar viendo cómo poco a poco se extingue esta experiencia audiovisual tan maravillosa, para quizá dejarle todo el camino libre a las plataformas en streaming que cada vez son más. Pero hay algo de la plática con Tábata que me dejó tranquila y es que de las 25 películas más top que se estrenarían el año pasado, tan solo 5 decidieron abrir directamente en plataformas, mientras que las otras están esperando su momento de exhibición en la gran pantalla. Una gran apuesta de la industria hollywoodense, que se resiste a que las películas solo se puedan ver en el sillón de casa, frente a la computadora o mientras cocinamos en el celular.

O ¿ustedes que prefieren? Salir e ir a sentarse a una sala de cine, o ver las películas en casa. Déjense ir con los comentarios.

Por Linet Puente

hmm


Compartir