COLUMNA INVITADA

Bitcoin City, el sueño de crecimiento económico

El plan de crecimiento para El Salvador pasa por una suerte de experiencia ya explorada en otras regiones del mundo, sobre todo en el continente asiático

OPINIÓN

·
Luis Miguel Martínez Anzures / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

La economía en el siglo XXI seguirá siendo uno de los ejes principales para entender y dilucidar la dirección de los cambios que la mayor parte de los países habrán de enfrentar en los próximos años. No es de sorprender que la dirección del capitalismo salvaje sea el eje principal en el cuál giren las políticas anticíclicas sobre las que se desarrollen nuevas fórmulas para hacer más dinámico el orden mundial de los mercados internacionales. 

Al respecto, muchas son las naciones que se sienten insatisfechas con el actual modelo de desarrollo económico y, sobre todo, con sus promesas. 

En medio de este contexto de cambios en el orden internacional y los vaivenes de la transformación económica, es que nuevas rutas de desarrollo se tratan de abrir paso como medios alternativos a la gran recesión y estancamiento en los mercados a causa del COVID- 19. Uno de estos nuevos derroteros de desarrollo económico, busca darse a través del uso de las famosas criptomonedas, que tienen en el Bitcoin a su máximo exponente.

Pero ¿qué es el Bitcoin y cómo funciona? Es una moneda virtual o medio de intercambio electrónico para adquirir productos y servicios como cualquier método de pago. Es descentralizada, es decir, que no hay autoridad o ente de control que sea responsable de su emisión y registro de sus movimientos. Consiste en una clave criptográfica asociada a un monedero virtual, el cual descuenta y recibe pagos.

En general, las criptomonedas se basan en una red descentralizada de ordenadores, la cual cuenta con nodos repartidos por todo el mundo con copias de las transacciones realizadas, llamada blockchain o cadena de bloques. Estos bloques o nodos están enlazados y asegurados usando criptografía.

Cuando se realiza una transacción, los datos de esta se registran en un bloque, y automáticamente se van replicando en el resto. El Bitcoin y cada una de las monedas digitales funcionan con su propio algoritmo, el cual permite gestionar la cantidad de nuevas unidades que se emiten cada año.

¿Y que es una Bitcoin City? El 7 de septiembre, El Salvador adoptó el Bitcoin como moneda de curso legal. El país quiere ahora construir la primera Bitcoin City, financiada por bonos de la criptomoneda que tratará de enrolarse en una nueva ruta de crecimiento económico, diferente al resto de las naciones de Latinoamérica. Con sede en Conchagua, contará con grandes beneficios fiscales y medioambientales, puesto que obtendrá energía geotérmica del volcán de dicha demarcación.

“Esta es una ciudad totalmente ecológica que funciona y es energizada por un volcán”, afirmó el presidente Bukele. El plan del mandatario es crear una ciudad con forma de moneda y abastecerla de servicios, como restaurantes, zonas residenciales, comercios e incluso un aeropuerto. Estará libre de impuestos sobre la renta, las ganancias de capital y la propiedad, el único tributo sería el IVA, para financiar los bonos emitidos para la construcción y a servicios como la recolección de basura.

Como puede apreciarse el plan de crecimiento para El Salvador pasa por una suerte de experiencia ya explorada en otras regiones del mundo, sobre todo en Asia. Lo que nos deja ver que en aquél país están dispuestos a hacer lo que sea con tal de detonar el crecimiento sostenido de su economía, a partir de nuevas rutas que garanticen un porvenir más esperanzador y su relación económica con el mundo y los grandes capitales.

POR LUIS MIGUEL MARTÍNEZ ANZURES
PRESIDENTE DEL INSTITUTO NACIONAL DE ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

CAR