LA FORMA ES FONDO

¿Dónde quedó la autonomía?

Ahora las descalificaciones le tocaron a nuestra querida UNAM, que defiende la libertad de cátedra, el compromiso social, el pensamiento crítico, la diversidad ideológica y la pluralidad de voces

OPINIÓN

·
Alejandra Cerecedo Constantino / La forma es fondo / Opinión El Heraldo de México

Como dijo el Presidente citando a Calle 13 en la mañanera: “siempre digo lo que pienso”. Creo que hay cosas que parece que están mal y otras que sin duda lo están, unas inmorales y otras ilegales. Ambas atentan contra el bien común, la democracia y la justicia social.

Me puse a recordar cómo comencé a escribir, fue hace ocho años aproximadamente, cuando entré a la UNAM. Según el blog ya van noventa columnas publicadas y en cada una siempre he escrito lo que creo y lo que siento, desde el sector público o privado; desde el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, sin importar colores.  

Esa libertad que me han brindado me ha permitido expresarme, ser hasta cierto punto “autónoma”, respetando siempre los espacios, las formas, las normas, pero siendo crítica con aquello con lo que no concuerdo, por ejemplo la estigmatización.  

Ahora las descalificaciones le tocaron a nuestra querida UNAM, que defiende la libertad de cátedra, el compromiso social, el pensamiento crítico, la diversidad ideológica y la pluralidad de voces; después van los jueces y la lista sigue.  

Pero hablando de autónomos, en donde debería haber autonomía es en la Fiscalía de la Ciudad de México, que no depende de la Jefa de Gobierno para hacerle o no juicios a Marcelo Ebrard, esto en relación a las afectaciones de la Línea 12 del Metro.  

En donde debería haber imparcialidad es en la entrega de los programas sociales, que no deben ser objeto de promoción personalizada, como la tarjeta del programa “Bienestar para niñas y niños, Mi Beca para Empezar”, que es nombrada por funcionarios públicos como “la tarjeta de Claudia”. 

La autonomía (personal e institucional) es necesaria en nuestra sociedad para la autodeterminación, para investigar, divulgar el conocimiento, discrepar y tomar decisiones, para una buena praxis, para poder hacer y crear.  

Para ello es necesario ser libres, tener seguridad, confianza y respaldo. Para evitar la estigmatización, la posible subordinación de alguno de los tres poderes, que se ha reducido luego de largas luchas ciudadanas, para frenar el autoritarismo y la discrecionalidad. Que se respete lo autónomo y se le dé el carácter que requiere, sigamos atentos.  

POR: ALEJANDRA CERECEDO CONSTANTINO 
Asesora en el Senado de la República

SSB