COLUMNA INVITADA

México llega con argumentos, pero sin acciones a la Cumbre Climática. #COP26

La Conferencia de las Partes en su edición 26 (COP26) es una reunión impulsada por las Naciones Unidas para coordinar esfuerzos

OPINIÓN

·
Mariana Gómez del Campo / Colaboradora / Opinión El Heraldo de México

La Conferencia de las Partes en su edición 26 (COP26) es una reunión impulsada por las Naciones Unidas para coordinar esfuerzos entre los países a fin de resolver la crisis climática que hoy enfrenta el mundo entero. En esta ocasión la reunión se llevará a cabo en Glasgow, Escocia, y pretende revisar el desempeño de los compromisos asumidos por los miembros en el Acuerdo de París de 2016.

Por supuesto, México siendo miembro de las 20 economías más grandes (G20), la 13ª más contaminante y actualmente, miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas estará presente en el evento, así como lo estuvo en el año 2016. En esta ocasión los ahí presentes llevarán propuestas para mantener al planeta por debajo de un aumento de 1.5 grados Celsius en la temperatura global y llegar a la meta de un nivel de emisiones “neutralidad cero” para el año 2050. Además, se busca comprometer a los países para que colectivamente se inviertan 100 mil millones de dólares en energías renovables y fuentes de energía limpia que no contaminen ni destruyan el medioambiente.

En la COP26, México podría jugar un papel importante en la protección del medioambiente y la promoción del uso de fuentes renovables, incluso nuestro país, beneficiado por el clima y los recursos naturales es ideal para atraer inversiones en estos sectores y desarrollar técnicas que sean aplicables en el mundo entero. No obstante, éste no será el caso y seguiremos rezagados respecto al resto de las naciones debido a que tenemos un gobierno empeñado en aplicar los modelos fallidos del siglo pasado. Lo que estaremos presenciando es un esfuerzo mundial por enfrentar una crisis global, pero México no será parte, por las malas decisiones y la terquedad del presidente y de su administración que van completamente en sentido contrario a la realidad y al futuro.

Lamentablemente, en nuestro país las decisiones van perfiladas a afianzar su control sobre la industria eléctrica en vez de impulsar el desarrollo de nueva tecnología, electricidad barata y fuentes renovables. Ahí está el ejemplo de la más reciente propuesta impulsada por López Obrador para cambiar la Constitución y regresar a la explotación de petróleo y carbón desde la Comisión Federal de Electricidad (CFE). En la Cumbre se buscará generar consensos y se apostará por resguardar el bienestar de las futuras generaciones, la postura mexicana será trascendental para un país en el que se ha demostrado el desconocimiento del funcionamiento de las energías limpias.

Es por eso que, hoy más que nunca debemos impedir que ese robo a las futuras generaciones se lleve a cabo en forma de una “reforma” a la industria eléctrica y se perjudique a los mexicanos desde el instante en el que se comience a aplicar, tenemos que ir más allá de los discursos en los foros internacionales y pasar a acciones concretas que ayuden a mitigar el daño al medio ambiente. Es vital hacer conciencia sobre la gravedad que el cambio climático representa a nivel local y global.

POR MARIANA GÓMEZ DEL CAMPO 

SECRETARIA DE ASUNTOS INTERNACIONALES DEL CEN DEL PAN

@MARIANAGC 

MAAZ