UNA CHAIRA EN EL HERALDO

Tiran la piedra y esconden la mano

Algunos habían amenazado con “salir del país”, y como están viendo muchas trabas, la furia no se hace esperar en sus actos y en sus dichos

OPINIÓN

·
Fernanda Tapia / Una chaira en El Heraldo / Opinión El Heraldo de México

En la inauguración de la FIL del Zócalo se reunieron los amigos y colegas del maestro Helguera para recordarlo con cariño, aunque muchos a principios de esta 4T le reclamaban el por qué no pasaba por las armas también a mi Cabecita de Algodón con sus caricaturas.

A lo que él simplemente contestaba que “muchos años había esperado un gobierno como éste y no iba empezar a criticarlo ahora que apenas empezaba a funcionar”. Pobre Toño ya no pudo disfrutar de este sexenio completo. Y hay muchos que para nada lo están disfrutando, más bien todo lo contrario.

Algunos habían amenazado con “salir del país” y claro que con gusto vivirían en sus departamentos de Miami, castillos europeos y demás… el problema es que los mantenían saqueando estas tierras. Y como actualmente están viendo muchas trabas, la furia no se hace esperar en sus actos y en sus dichos. Así como al principio del sexenio federales eran enviados por oscuros intereses a manifestarse frente al aeropuerto impidiendo su funcionamiento, ahora intentan paralizar la ciudad con conatos de huelga en el transporte público, detener las obras como en Dos Bocas, o lograr el desabasto de gas para exacerbar a los que habitamos la capirucha.

Sobre todo esa clase media muy enojada porque se siente la más golpeada en este intento de nivelación de la desigualdad, entre lo que ahora llamamos estratos socioeconómicos,  pero (que aquí entre nos) muchos seguían viviendo como “castas”. Para los que alguna vez escuchamos los testimonios de quienes salieron huyendo de Chile ante el asesinato de Salvador Allende. O porque lo aprendimos en la clase de historia. O ya de plano en alguna de las novelas de Isabel Allende… Notamos las alarmas que este tipo de movimientos representan.

No es más que otra patada de ahogado, de aquellos que sienten haber perdido privilegios y canonjías. En el periodo de Salvador Allende, los ardidos conservadores hicieron lo imposible. Atacando desde todos los medios y provocando “levantamientos sociales” o paros, que aparentaban venir del pueblo pero que en realidad eran patrocinados por estos furiosos personajes de la extrema derecha.

Después se llegó a saber que le pagaban el doble o triple de lo que contenían los camiones a quienes distribuían alimentos a la capital chilena, para que no entraran a cumplir con sus entregas y de esta manera asfixiaran al pueblo y al gobierno central. Así empezaron a faltar alimentos, gas, medicamentos, etc… Los medios señalaban al gobierno de Salvador Allende y se rasgaban las vestiduras.

¿Usted es contreras empírico o informado? ¿Borrego o macho cabrío? Vienen dos reformas energéticas que seguramente les dejarán hecho paté el hígado a muchos opositores a la 4T, pero ojalá que se atrevan a la contienda democrática de frente cuando venga la revocación de mandato y que se dejen de pataleos y rabietas de clóset. ¡Den la cara señores!

POR FERNANDA TAPIA
DENUNCIAS@FERNANDATAPIA.COM 
@TAPIAFERNANDA

CAR