CORPORATIVO

Cuestionan prohibición

El bitcoin inicia 2021 con una subida de 15 por ciento al cotizar arriba de los 33 mil 500 dólares

OPINIÓN

·
Rogelio Varela / Corporativo / Opinión El Heraldo de México

Comienza 2021 con nuevas prohibiciones para productos de plástico cuando existen pocas alternativas para los consumidores en lo peor de la pandemia.

La prohibición para comercializar, distribuir y entregar productos plásticos como tenedores, cuchillos, cucharas, platos, vasos y sus tapas, así como charolas para transportar alimentos entre otros, excepto los que sean compostables, es realidad en la CDMX. De plano no se escuchó la solicitud de prórroga sustentada por la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac) de Aldimir Torres Arenas.

Y es que, a finales de 2020, la Anipac en conjunto con Cámaras, Asociaciones y los Industriales de Bolsas Plásticas de México (Inboplast), de Álvaro Hernández, solicitaron al Congreso capitalino y a la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, aplazar la medida prohibitiva, ya que mencionados productos ayudan a la contención de contagios de COVID-19. No recibieron respuesta.

A raíz de la pandemia el sector plastiquero ha sufrido severas afectaciones, entre ellas no transitar a productos compostables, pues desde marzo las empresas se vieron obligadas a cerrar o restringir sus operaciones, por lo que no cuentan con la capacidad técnica, financiera, ni de investigación para esta transición.

Por citar un dato, una resina de un producto tradicional para fabricar un vaso o plato desechable cuesta 1.30 dólares, contra los compostables de 4.30 dólares, ese incremento de 350 por ciento alguien lo tiene que pagar, y será el sector restaurantero, los pequeños negocios o el usuario final.

La industria del plástico está valuada en 30 mil millones de dólares al año, y el sector de productos desechables representa 20 por ciento, y de este porcentaje alrededor de 25 por ciento se comercializa en la CDMX por lo que vislumbra otro gran impacto económico junto a la pérdida de empleos que podría oscilar entre 30 mil y 50 mil, adicionales a los ya perdidos en 2020 por la crisis sanitaria.

Así, todo parece indicar que se legisla al revés, pues en vez de medir impactos, generar normas, regulaciones y al final prohibir si es el caso, pasa todo lo contrario al igual que con las bolsas de plástico, que primero se prohibieron y nunca se hizo una medición de impactos, además de que son las que menos contaminan en comparación a las de papel, las cuales para tener el mismo mínimo impacto deben usarse 130 veces y las de tela al menos 1,700 ocasiones. Esperemos que las autoridades se sensibilicen cuando los productos de plástico y desechables apoyan la higiene, ante la pandemia que encaramos.

LA RUTA DEL DINERO

El mercado de criptomonedas nunca duerme. En el fin de semana del Año Nuevo el bitcoin escaló hasta 33 mil 500 dólares. Se trata de un alza de 15 por ciento con relación al cierre de 2020. La entrada de inversionistas institucionales ha levantado las expectativas para la criptomoneda, porque comienza a rivalizar con el oro como instrumento de cobertura. De ahí que Ricardo Benjamín Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas, sea uno de los empresarios mexicanos atentos a ese mercado.

POR ROGELIO VARELA
ROGELIOVARELA@HOTMAIL.COM
@CORPO_VARELA