El miedo y la esperanza

La ciencia médica trabaja con desesperación para encontrar las armas que nos ayuden a combatir a este terrible enemigo

El miedo y la esperanza
Jesús Martín Mendoza / Ojos que sí ven / Opinión El Heraldo de México

La humanidad no había tenido una sensación de miedo e incertidumbre desde la Segunda Guerra Mundial. El SARS Cov-2 que nos tiene en “jaque” desde hace casi un año tiene efectos colaterales en la salud mental y de eso se habla poco. Los sentimientos de miedo, ansiedad e incertidumbre hacia el futuro son producto del distanciamiento social y el aislamiento obligado debido a la cuarentena necesaria. José Hernández Rodríguez, investigador del Instituto Nacional de Endocrinología de la Habana Cuba, identificó este deterioro en la salud mental que no solo afecta a pacientes y sus familias, también a los profesionales de la salud. Hace algunas semanas me llegó el mensaje a través de la radio de una enfermera aterrorizada por la cantidad de enfermos y creciente número de muertos en el hospital donde presta sus servicios.

Pero el problema no para ahí, Francisco Villajero Ortega, jefe del servicio de neurología del Hospital La Luz en Madrid España, ha ubicado al menos 15 investigaciones científicas que confirman que el coronavirus afecta al sistema nervioso central y esto se evidencia con los cuadros de fuertes dolores de cabeza, mareos, mialgias, hemorragias cerebrales, epilepsia, perdida del olfato y gusto debido a la destrucción de las células sensoriales que van directamente al cerebro. La ciencia médica trabaja con desesperación para encontrar las armas que nos ayuden a combatir a este terrible enemigo. La esperanza se anunció esta semana. El virólogo español Adolfo García-Sastre del Hospital Monte Sinaí de Nueva York, liderea a un grupo de científicos que han encontrado lo que podría ser el antiviral esperado para combatir en los enfermos la replicación del coronavirus. Se trata de un principio activo utilizado en casos de mieloma múltiple. Se trata de la “Plitidepsina”. Actualmente se produce sintéticamente, pero su origen está en unos organismos marinos conocidos como “ascidias” del Mar Mediterráneo. La investigación es sorprendente ya que en modelos animales la plitidepsina ha demostrado ser al menos 100 veces mas potente que el Remdesivir, antiviral usado por Donald Trump para su recuperación y que actualmente esta fuera del alcance de la población por su alto costo. La plitidepsina se suma a otros medicamentos utilizados para otros padecimientos y que hoy aportan esperanza importante para detener la replicación del virus dentro del cuerpo humano como son la ivermectina y la azitromicina. Por supuesto aún falta un largo camino de investigación para confirmar la seguridad de estas sustancias en el cuerpo humano, pero día a día nos acercamos al tan esperado antiviral contra el infame coronavirus. Por lo pronto hay que cuidarnos como sea posible para que este virus no entre en nuestras vidas.

 

Corazón que si siente

¿Debe un presidente informar sobre su salud? Así como AMLO defiende su obligación de “informar al pueblo” en sus conferencias, creo que está obligado a informar su verdadero estado de salud.

 

POR JESÚS MARTÍN MENDOZA
JESUS.MARTIN.MENDOZA001@GMAIL.COM
@JESUSMARTINMX

Si necesitas asesoría en cuanto a pruebas para la detección de COVID-19, envía un WhatsApp a JLN Labs (55 3026 0609) y agenda tu cita para que te visiten a domicilio y te hagan la prueba.

lctl


Compartir