El General no tiene quién lo juzgue

Sin preocupaciones de conflicto con Estados Unidos puede estar el gobierno mexicano por la exoneración del ex titular de la Sedena

El General no tiene quién lo juzgue
Raymundo Sánchez Patlán / Periscopio / Opinión El Heraldo de México.

Sin preocupaciones de conflicto con Estados Unidos puede estar el gobierno mexicano por la exoneración del ex titular de la Sedena, Salvador Cienfuegos, toda vez que el equipo de Joe Biden, desde ayer presidente de ese país, no está interesado en escalar un conflicto por lo que, consideran, se trató de un verdadero cochinero de la gestión de su antecesor, Donald Trump.  

De hecho, el tema no será abordado ni por equivocación por la nueva administración de nuestros vecinos del norte, más aún porque el juez Merrick Garland, su nuevo procurador apunta a una redefinición de las estrategias de combate al tráfico de drogas, lo que incluye una restructuración de la DEA, agencia que acusó y detuvo a Cienfuegos en octubre de 2020.  

Y no es por simple desquite con la administración de Trump, sino que, en los hechos, la parte estadounidense carecía de pruebas sólidas para procesar al general mexicano. Tan es así, que el 17 de noviembre pasado el Departamento de Justicia retiró ante la jueza Carol Bagley Ammon los cargos de lavado de dinero y narcotráfico que le habían fincado.   

En el círculo de Biden dan por hecho que así se procedió porque el caso no se podría sostener en un juicio riguroso, por lo que el Departamento de Justicia de Trump prefirió dar marcha atrás a una derrota legal ante sus propias cortes, aunque buscó aprovechar mediáticamente el asunto lanzando a México una papa caliente.  

A reserva de que el expediente que entregaron a la Fiscalía General de la República, a cargo de Alejandro Gertz, incluya otro tipo de “pruebas”, lo cierto es que con ese chorizo de mensajes de texto (vía Blackberry) que incluye el expediente que se hizo público es imposible jurídicamente entablar un proceso penal. 

También, habrá que resaltar la facilidad con la que EU cedió al General a sus pares mexicanos, rompiendo con la tradición estadounidense de hacer que los criminales paguen primero allá sus delitos, antes que en otro país.  

Por ejemplo, en el caso del ex secretario de Seguridad Genaro García Luna, juzgado en Nueva York por narcotráfico, la Fiscalía de Gertz pidió el 6 de diciembre pasado su extradición para enjuiciarlo por enriquecimiento ilícito. Pero ahí sí las autoridades de Estados Unidos han sido enfáticas en que primero deberá responder, y en su caso pagar, por los cargos que ahí le siguen.  

En México, el gobierno de Andrés López Obrador sabe que el Fiscal Gert está en lo correcto, jurídicamente hablando. Por eso salió en defensa de su decisión de exonerar a Cienfuegos, y acusó a la DEA de Trump por fabricarle delitos.  

Pero ayer que Biden tomó las riendas de la Casa Blanca, López Obrador se puso en sintonía con el nuevo mandatario, al pronunciarse por no escalar el conflicto por el caso Cienfuegos, pues Gertz pretendía llevarlo a organismos internacionales.  

Saben ambos presidentes que el fallido caso es de la administración de Trump, y con el demócrata la relación bilateral entra en una nueva historia que no requiere comprarse pleitos iniciados por Trump. Y en breve, si no es que ya, personeros de Biden harán saber al gobierno mexicano que no les interesa revivir el tema, mucho menos generar tensión bilateral por él.  

Mandarán el caso al basurero de la historia.  

 

*** 

Amplía Jorge Sánchez Cordero sus posibilidades de convertirse en candidato de Morena a la alcaldía de Álvaro Obregón, de acuerdo con el estudio de la consultora Voz Pública, correspondiente a enero. Incluso en la competencia interna, tiene buenos números: si fuera sólo contra Valentina Batres ganaría 38% a 34%, y a Lorena Villavicencio 44% a 32%.  

Y su fuera el candidato, sería prácticamente el único que, al día de hoy, podría derrotar a contendientes de otros partidos como Leonel Luna y Polimnia Romana.   

 

*** 

EN EL VISOR: El ex presidente Donald Trump seguirá siendo noticia. Ahora busca crear su propio partido político, con el que pretende capitalizar y movilizar a los más de 70 millones de votantes a su favor. Se llamaría Patriota. ¿De quién lo aprendería? 

POR RAYMUNDO SÁNCHEZ PATLÁN.
RAYMUNDO.SANCHEZ@ELHERALDODEMEXICO.COM
@R_SANCHEZP

 


Compartir