La influencia de China en Medio Oriente

Beijing no busca desafiar la estructura actual de seguridad liderada por EU en Medio Oriente

La influencia de China en Medio Oriente
Héctor Fernando Morán Castro/ Colaboradora/ Opinión El Heraldo de México

Durante la última década, la presencia de China en Medio Oriente ha incrementado significativamente; con su creciente importancia política, militar y económica en el mundo, se ha convertido en el mayor socio comercial e inversor externo de muchos países de la región. Además, en 2015 se convirtieron en el mayor importador mundial de petróleo bruto (10.1 millones de barriles por día en 2019), con casi la mitad de su suministro procedente de Oriente Medio, lo que nos muestra el pilar fundamental de sus relaciones, el área energética y la iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda (Belt and Road Initiative).

Beijing no busca desafiar la estructura actual de seguridad liderada por EU en Medio Oriente. Han tenido cuidado de no involucrarse en este aspecto de manera directa, puesto que vimos cómo prácticamente no jugaron ningún papel en aliviar las tensiones geopolíticas, demostrado por cómo sus representantes se han distanciado de los principales conflictos de la zona.

Pero esta retórica de “EU se hará cargo” no iba a durar para siempre. China se ha convertido en un elemento crítico en el crecimiento de Oriente Medio, esto mediante la inversión directa y el apoyo al desarrollo. Su importancia económica para la región puede ser mayor que la de EU y Europa en el futuro cercano, esto es algo que no sólo pondría en peligro los intereses nacionales de EU en la región, también significaría la consolidación de China como una pieza fundamental en el desarrollo de una de las áreas más volátiles del mundo.

Pero claro, todo este apoyo no viene a cambio de nada, podemos prever que la tecnología de vigilancia y la venta de armas (quinto lugar mundial con ganancias de 15.7 mil millones de dólares) serán temas de extrema importancia si no se vigila de cerca los movimientos de China en la región. El modelo de gobierno chino ya fascina a muchos regímenes en Medio Oriente, que ven la cooperación con el gigante asiático como alternativa a los poderes occidentales, que demandan la protección y garantización de derechos humanos así como cambios a sus sistemas de gobierno. Al proponer un modelo de desarrollo no democrático y compromiso económico con la región, China se ha establecido como la alternativa perfecta, lo cual los obligará a asumir un papel de seguridad más importante para proteger su seguridad energética.

China ya participa en misiones contra la piratería y de seguridad marítima en el mar Arábigo y el golfo de Adén, ha realizado operaciones para rescatar a sus ciudadanos de conflictos en la región, ha nombrado enviados especiales a países en conflicto; si a esto le añadimos el incremento de sus bases militares en el extranjero, y su rol al persuadir a Irán para firmar el acuerdo nuclear, podemos ver la expansión de los intereses de Beijing en Medio Oriente.

POR HÉCTOR FERNANDO MORÁN
COLABORADOR
@CALLMEFERNANDO_


Compartir