El candidato del presidente

Morena insiste en postular como candidato a una persona con la que no están de acuerdo los militantes y simpatizantes del partido

El candidato del presidente
Sofia García/ Columnista invitada/ Opinión El Heraldo de México. Foto: Especial

Hasta hoy, con el permiso de su dirigente Mario Delgado y del presidente Andrés Manuel López Obrador, está decidido que Félix Salgado Macedonio sea el abanderado de Morena para competir por el gobierno de Guerrero, sin importar sus antecedentes.

A inicios del 2017 una persona denunció ante la Fiscalía de Guerrero, al expresidente municipal de Acapulco por violación sexual. En esas fechas él era director de un periódico en el estado e invitó con engaños a una de sus colaboradoras -que participaba de forma activa en una fundación animalista- a su casa, para donarle perritos y gatitos, así como alimento.

En dicha cita, de acuerdo a la denuncia presentada, a ella le dieron algo de beber y sin más la durmieron, tiempo después despertó y estaba completamente desnuda, había sido abusada sexualmente, la fotografiaron y su jefe le dijo que tenía que presentarse al otro día a trabajar para evitar tener problemas.

Pero justo apenas esta semana que la Fiscalía de Guerrero informó que recibió de la FGR, la segunda carpeta de investigación contra el candidato morenista Félix Salgado Macedonio, acusado de violación.  

Y es que de acuerdo a declaraciones del ex fiscal guerrerense Xavier Olea, todo se había detenido por instrucciones del gobierno de Héctor Astudillo en el 2018, para impedir que se judicializara la carpeta de investigación contra el candidato integrada por la FGE por el delito de violación.

En pocas palabras, el morenista está bajo investigación judicial por violación.

Esto provocó la indignación de militantes  y simpatizantes de Morena, entre las que destacaban diputadas federales como Lorena Villavicencio y Wendy Briceño presidenta de la Comisión de Igualdad de Género en la Cámara de Diputado, así como también diputadas locales, quienes a través de un pronunciamiento público le exigieron a su dirigente nacional Mario Delgado que retire la candidatura a Salgado Macedonio.

Además le recordaron a Delgado que todo aquel que aspire a un cargo de elección popular debe cumplir con los lineamientos del 3 de 3 que determinó el INE, es decir no debe contar con antecedentes de denuncia o investigación por violencia doméstica, o cualquier agresión de género en los ámbitos público o privado, por delitos sexuales, contra la libertad sexual o la intimidad corporal.

En tanto Citlali Hernández, Secretaria General de Morena, dijo en su cuenta de Twitter que lo mejor que podría hacer su partido es no dejar pasar los “señalamientos y acusaciones delicadas” contra su candidato al gobierno de Guerrero, por lo que también pidió discutir el tema a la brevedad en la Comisión de Honor y Justicia.

Las cosas no se están poniendo nada fáciles para el protegido de López Obrador, ni dentro ni fuera de MORENA.

Lo que le pasó a la víctima que se atrevió a denunciar este abuso sexual es lo mismo que vivieron otras 4 mil 649 mujeres en este país tan solo de enero a noviembre del 2020. No son escuchadas, son señaladas, no les creen las autoridades. Por si fuera poco, quienes están en el poder y abusan de sus cargos para acosar o violentar se escudan de su estatus para amedrentar o amenazar a quienes deciden  denunciarlos, para al final conseguir influencias para evadir la aplicación de la ley.

Es decir, las mujeres en este país podemos ser asesinadas, violentadas y acosadas porque es permisible, con un índice del 99.3 por ciento de impunidad en México, de acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de las Américas Puebla.

Y de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública en 2020 -además de las denuncias arriba mencionadas por abuso sexual-se presentaron 7 mil 795 por acoso sexual y 3 mil 331 más por delitos de violación.

Pero lo peor es que el 99.7% de los delitos de violencia sexual contra mujeres no son denunciados, según un estudio que realizó la organización México Evalúa.

En síntesis NO hay justicia hacia las mujeres en ningún contexto.

Finalmente cabe decir que sería bueno que el presidente voltée a ver y escuchar a las miles de mujeres que piden ayuda por la violencia que viven, en lugar de reaccionar y arropar a personajes señalados por violencia y tomar todo personal.

Nadie está en su contra, señor presidente, lo único que queremos las mujeres, niñas y niños, es un un país libre de violencia y que a los agresores se les quite el manto protector para que no gocen de impunidad.  

POR SOFÍA GARCÍA
COLABORADORA
@SOFIGARCIAMX


Compartir