¡Por qué no te callas Cristóbal!

Devolvieron al General después de que el fiscal de EU revisó el caso

¡Por qué no te callas Cristóbal!
Luis Soto/ Agenda Confidencial/ Opinión El Heraldo de México

Ahora resulta que, según el embajador de Estados Unidos en México —sólo por cinco días más— Christopher Landau, la burocracia y la falta de comunicación fueron los dos principales factores para detener en aquel país al exsecretario de Defensa Nacional el sexenio pasado, Salvador Cienfuegos.

¿De verdad cree Cristobalito que la sociedad mexicana y la opinión pública son tan ingenuas como para tragarse ese cuento?

En su estrategia de darnos atole con el dedo, el diplomático declaró desde una trajinera de Xochimilco, vía virtual lo siguiente: “Ambos países somos países grandes, y tenemos Gobiernos grandes, burocracias grandes, con muchos componentes distintos, que a veces no se comunican como deberían hacerlo entre sí, y francamente ese fue el caso con el General Cienfuegos, de nuestro lado”.

Ya encarrerado el ratón, perdón el embajador, aclaró que devolvieron al General sin condiciones, después de que el fiscal de Estados Unidos revisó todo el caso y decidió que le correspondía a México, en primer lugar, investigar al exsecretario.

Y como no queriendo la cosa, Landau dijo que no sabe en qué va la indagatoria de la Fiscalía General de la República sobre el penoso asunto del General. Y remató: “Yo creo que los Fiscales en Estados Unidos son autoridades que no tienen todo el conocimiento del marco internacional y no necesariamente entienden todas las repercusiones de sus decisiones”.

¡Por qué no te callas Cristóbal! Debió decirle el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, a quien Landau no puso sobre aviso de que le iban a echar el guante al General Cienfuegos.

Afortunadamente, este tipo de actos bochornosos, que gracias a la información que durante décadas han obtenido en México agentes de la DEA, la CIA, el FBI y otras agencias, que es enviada a los Estados Unidos para que la procesen y actúen en consecuencia, no volverán a repetirse, porque ayer se publicaron en el Diario Oficial de la Federación los “Lineamientos que regula la relación de los servidores públicos con agentes extranjeros”, que obligan a todas las embajadas acreditadas en nuestro país a presentar un informe mensual de las actividades de sus agentes.

El artículo sexto de dichos lineamientos dice: “Entre los hechos que informarán las embajadas y misiones extranjeras se contemplan primordialmente aquellos que podrían tener un impacto significativo en la vida del país, que representen una amenaza a la Seguridad Nacional o que se refieran a presuntas conductas delictivas de servidores o exservidores públicos mexicanos involucrados en materia de seguridad”.

¿O sea que el espionaje y el contraespionaje de todas las agencias de inteligencia y contrainteligencia que operan en México se acabó?, pregunta el respetable. ¡No hombre! Sólo van a ser reguladas por el “Super Agente 86”, responden los malosos.

POR LUIS SOTO
LUISAGENDA@HOTMAIL.COM
@LUISSOTOAGENDA


Compartir