COLUMNA INVITADA

“El Peso Mexicano fuerte en la infodemia”

Existe atracción por el peso mexicano en estos momentos porque fue de los pocos países que no recurrió a la deuda

OPINIÓN

·
Luis David Fernandez Araya/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

El fortalecimiento del peso mexicano visto en medio de una pandemia e infodemia (desinformación por todos lados) no es una casualidad, no es efecto solo del mercado, hay que darle crédito a los fundamentos de la economía mexicana.

Y esto importa mucho porque si bien, la relación de nuestra moneda respecto del dólar podría atribuirse al mercado de bonos, donde nuestra tasa es más atractiva que la de nuestro socio comercial, también nos debe importar el manejo responsable que han tenido los encargados de la política económica, además del prudente papel del Banco Central mexicano respecto de la política monetaria.

Por eso se debe cuidar mucho entre los analistas señalar que este buen resultado es externo y ajeno al gobierno. Existe atracción por el peso mexicano en estos momentos porque fue de los pocos países que no recurrió a la deuda como mecanismo de control ante la crisis, es decir, tiene menos compromisos y eso lo hace más atractivo.

También se debe de decir que como en cualquier momento financiero existen ganadores y perdedores. Pierden quienes tienen ingresos en dólares (quienes exportan), pierden quienes reciben remesas. Ganan quienes tienen deudas en dólares o para quienes importan, punto.

Pero además del manejo responsable de los encargados de nuestras finanzas, existen variables que juegan y meten la pierna duro (para usar el lenguaje del fútbol), como es la postura que tenga el nuevo gobierno de los Estados Unidos respecto a las medidas económicas internas y externas que asuma (el mercado no espera que sean agresivas), las cuales se verán reflejadas en nuestra moneda. Cierto, no podemos asegurar nuestro éxito en la apreciación del peso, pero algo es cierto, en esta labor han jugado  todos y lo han hecho bien, el mercado y el gobierno mexicano.

 

POR LUIS DAVID FERNÁNDEZ ARAYA
COLABORADOR
@DRLUISDAVIDFER