De los planes, el COVID y otras historias

Privados y gobierno deben enfocarse en un plan sustentable

De los planes, el COVID y otras historias
Jorge Lavalle/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

La precariedad en la que puedan estar varias comunidades debido a los efectos del COVID-19, puede profundizarse si no se permite la inversión en áreas diferentes a las consideradas como habituales. Tanto los gobiernos como privados necesitan generar ahorros, por lo que, para 2021 sus presupuestos deben de enfocarse en la creación de proyectos que permitan una gestión eficiente de sus recursos. Bajo ese contexto, también los ciudadanos deben de exigir un plan en ese sentido a sus representantes.

En el sector energético, las opciones de suministro eléctrico permiten optar a todos los niveles de gobierno por un proveedor que les brinde un mejor precio de la energía a consumir, así como otros servicios relacionados como la gestión del consumo de esta. A nivel municipal es vital, ya que es el encargado del bombeo de agua y de la luminaria pública, dos de los principales consumos del presupuesto.

Los recursos que queden disponibles, tras implementar un plan de eficiencia, podrán ser focalizados para mitigar los efectos del COVID-19, como puede ser el reforzamiento del sector salud, la solvencia de deudas contraídas o la promoción de las inversiones en sectores afines a las actividades económicas históricas de cada sitio.

Si bien, se necesita recuperar lo perdido, no se debe de dejar de lado que el crecimiento lleva de la mano un fortalecimiento de la demanda de recursos, como un mayor consumo eléctrico. Por lo que, tanto privados como gobierno deben de enfocarse en buscar soluciones sustentables, es decir, tener un plan de desarrollo energético sustentable que enfoque los esfuerzos y permita labrar una ruta a la recuperación.

La Agencia Internacional de Energía mostró en su prospectiva que el costo de paneles fotovoltaicos seguirá bajando a tal grado que será más económica la generación a partir de estos, que de carbón o gas natural, en la mayoría de los países; por lo cual, espera que el crecimiento de la demanda se cubra en 80 por ciento por energías renovables solares y eólicas.

Si se toman en cuenta dichos factores, la recuperación puede ser sustentable. Esta semana hemos visto declaraciones de grandes empresas multinacionales como Iberdrola, que ponen un alto a sus planes de inversión derivado de las circunstancias en nuestro país. México debe de seguirle apostando a la inversión en renovables de la mano con la IP, principalmente con las que ofrecen eficiencia y tecnologías novedosas, esperemos se recapacite.

 

POR JORGE LAVALLE
SOCIO DE ACCURACY LEGAL AND CONSULTING
@JLAVALLEMAURY 


Compartir