El caso Cienfuegos: "Preocupante" en México y en EEUU

La aprehensión no sólo causó sorpresa en nuestro país, sino en círculos militares de Washington

El caso Cienfuegos: "Preocupante" en México y en EEUU
José Carreño Figueras / Desde Afuera / Opinión El Heraldo de México

El arresto en Los Ángeles del general Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de Defensa durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, desató una tormenta de especulaciones en México y Estados Unidos.

La aprehensión no solo causó sorpresa en México sino en círculos militares de Washington, donde Cienfuegos era conocido y al decir de una fuente, "ni siquiera habíamos escuchado rumores".

De acuerdo con una versión divulgada por The New York Times, la DEA buscó por años la identidad de una figura conocida como "El Padrino", con el poder para proteger operaciones de contrabando y desviar investigaciones. 

Una fuente consideró posible que el apodo hubiera trascendido durante interrogatorios de narcotraficantes extraditados a Estados Unidos y sometidos a juicio en Nueva York, que es el centro de varias de las principales investigaciones sobre narcotráfico en México.

Lo identificaron, según el peliculesco relato del diario neoyorquino, gracias a que enmedio de una intercepción telefónica uno de los delincuentes comentó que "El Padrino" estaba en televisión: los agentes que escuchaban encendieron su aparato y encontraron al general Cienfuegos.

El impacto inmediato es sobre la imagen del ejército mexicano, con implicaciones de política interna en el país que en principio parecen favorecer la campaña anticorrupción del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

El Ejército tiene un papel de enorme importancia en la lucha antidrogas de México y por mucho tiempo ha sido considerado como un baluarte del nacionalismo mexicano, por lo que el golpe aparente tiene reverberaciones mayores.

"Este arresto ha planteado la sorprendente posibilidad de que altos funcionarios de seguridad mexicanos hayan estado trabajando discretamente con los traficantes durante la mayor parte de la ofensiva respaldada por Estados Unidos contra los cárteles que comenzó en 2006", estimó The Washington Post.

"Hubo una serie de señales de alerta cuando Cienfuegos era general, y cuando fue nombrado ministro de Defensa en 2012, había escuchado rumores sobre su corrupción", dijo Mike Vigil, ex jefe de Operaciones Internacionales de la Agencia Antinarcóticos (DEA), citado por InSightCrime.

Pero tiene también impacto para los Estados Unidos, donde se evocaron imágenes de rivalidad por jurisdicción entre la DEA y el Departamento de Defensa, y porque funcionarios de seguridad del gobierno estadounidense frecuentemente trabajan con contrapartes profundamente involucradas en el tráfico de drogas. "Es preocupante", dijo un informante del Departamento de Defensa.

La especulación sobre la corrupción de alto nivel lleva décadas, especialmente entre 2006 y 2012 durante la administración de Felipe Calderón. Pero ya antes, durante el gobierno de Ernesto Zedillo, había sido golpeada por el arresto en 1997 del "Zar Antidrogas" mexicano, general Jesús Gutiérrez Rebollo, que tenía una sólida relación con su entonces contraparte, general Barry McAffrey.

Un alto funcionario del gobierno Calderón, el ex Secretario de Seguridad Genaro García Luna, está sometido a juicio en Nueva York actualmente. 

El impacto en todo caso recordó de inmediato crisis anteriores en la relación bilateral de seguridad, en especial el arresto en 1997 del general Jesús Gutiérrez Rebollo, "Zar antidrogas" del presidente Ernesto Zedillo (1995-2000).

Por José Carreño
jose.carreno@heraldodemexico.com.mx
@carrenojose1


Compartir