MEGAPROYECTO

Presa El Zapotillo: Te explicamos el conflicto que hay con esta megaobra en Temacapulín, Jalisco

AMLO visitará Temaca este sábado y buscará el diálogo con los pobladores afectados; aquí te contamos la historia sobre este controvertido proyecto hidráulico en Jalisco

NACIONAL

·
Los pobladores de Temacapulín están en resistencia desde 2008. FOTO: IMDEC

El presidente Andrés Manuel López Obrador visitará este sábado 14 de julio el estado de Jalisco y acompañará al gobernador Enrique Alfaro Ramírez al municipio de Yahualica, donde se llevará a cabo un encuentro con los habitantes afectados por la Presa El Zapotillo, un megaproyecto que se construye en la comunidad de Temacapulín, perteneciente al municipio de Cañadas de Obregón.

Se prevé que durante su visita, López Obrador y Alfaro negocien la puesta en marcha de esta presa, la cual podría ser sometida a consulta -dijo el presidente-; es importante mencionar que el mandatario se ha reunido en cuatro ocasiones con los pobladores de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, a quienes prometió que sin presupuesto y sin su aprobación, la presa no iría. Sin embargo, los afectados piden que el encuentro sea en Temaca y no en la localidad donde se encuentra la obra.

AMLO ha visitado la región en cuatro ocasiones desde que tomó el poder en diciembre de 2018, y desde entonces los habitantes se han reunido cerca de 15 veces con funcionarios de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), de la Secretarías de Gobernación (Segob) y de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), ésto, de acuerdo con información del Comité Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo.

¿Por qué los pobladores se oponen a la Presa El Zapotillo?

Hay un motivo principal por el que los habitantes de estas comunidades ubicadas en los Altos de Jalisco se oponen a la Presa El Zapotillo: El proyecto implica la 'inundación' de pueblos cercanos a la obra -que está frenada desde 2013 tras una resolución de la Suprema Corte de la Justicia de la Nación-.

Para dotar de agua a las ciudades de Guadalajara y León, Guanajuato, esta presa requiere una 'cortina' de 80 metros, sin embargo, ésto derivaría en que los pueblos de Acasico y Palmarejo quedaría completamente bajo el agua; sin embargo, la idea es levantarla a más de 100 metros, lo que también inundaría Temacapulín, explican algunos medios locales. "Lo ideal es que esté a 60 metros", explicaron expertos a Somos el Medio.

Este conflicto de la Presa El Zapotillo en Temacapulín, Jalisco, no es nuevo.

La resistencia comenzó en 2008, cuando los habitantes se manifestaron por primera vez en este proyecto que fue aprobado un año antes, pero que fue gestado desde 1995, cuando se buscaba dotar de agua al Bajío y se canceló la obra de la Presa San Nicolás. Cuando empezaron las protestas de pobladores, éstos se agruparon en colectivos y fueron apoyados por organizaciones civiles, quienes les han dado acompañamiento y asesoría legal al momento de interponer recursos legales contra la megaobra.

Los habitantes de Temacapulín lleva más de 13 años oponiéndose a la presa. Foto: 
@imdecac

Historia del conflicto por la Presa El Zapotillo

Raúl Pacheco-Vega, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), explica en su artículo El megaproyecto de la presa El Zapotillo como nodo centroidal de conflicto intratable. Un análisis desde la ecología política de 2017, que esta obra en Jalisco tiene incluso sus orígenes a finales de los 80, cuando se reactivo el proyecto de transvase de La Zurda, el cual fue diseñado en 1944 para represar las aguas del Río Verde que pasa por Temacapulín y que fue parado apenas cinco años después.

Luego, en 1990, el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari firmó un convenio con los estados de Guanajuato y Jalisco para estudiar las aguas del Río Verde; cinco años después surgió la idea de crear El Zapotillo tras la cancelación de la Presa San Nicolás; y apenas dos años después, se firmó un convenio para 'aprovechar' las aguas del río en beneficio de los mexicanos.

Pero no fue sino hasta 2005 que comenzaron las reuniones para afinar este megaproyecto y dos años después se firmó el convenio para construir El Zapotillo, sin embargo, en ese documento fue donde se decidió que la cortina de la presa mediría 105 metros y no 80 como se preveía inicialmente. Esta decisión implicaría la inundación de los pueblos de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, por lo que causó indignación entre los pobladores y comenzaron las protestas.

Los pueblos de Temaca, Acasico y Palmarejo quedarían bajo el agua con la presa, acusan habitantes. Foto: Cuartoscuro

Los pobladores de estas tres localidades de los Altos de Jalisco siempre ha contado con el respaldo de sus autoridades municipales y de organizaciones de la sociedad civil. En 2009, la Comisión Nacional del Agua informó los nombres de las empresas encargadas de la construcción de la presa, sin embargo ese mismo año la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) determinó que la obra violaba los derechos a la legalidad, seguridad jurídica, propiedad, trabajo, preservación del medio ambiente, patrimonio comunitario y al desarrollo de los habitantes.

En 2013, el entonces gobernador Aristóteles Sandoval  informó que la cortina de la presa no sería de 105 metros, sino de 80, no obstante, aún ponía en riesgo a dos de los tres pueblos aledaños. Aunque los pobladores y autoridades interpusieron varios recursos legales contra la presa, no fue sino hasta 2015 que la construcción fue suspendida por un juez federal, orden que fue avalada entonces por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador al poder en 2018, reinició la conversación sobre el destino de la Presa El Zapotillo. El mandatario ha afirmado en varios ocasiones que la inversión hecha no puede quedar en ruinas; sin embargo, a días de su visita de este 14 de agosto de 2021, dijo que si los pobladores de Temaca dicen no, el proyecto hidráulico no irá. A su vez, el actual gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, insiste en que esta construcción hidráulica debe operar para resolver el problema de la escasez de agua en el estado.

Las obras de la Presa El Zapotillo están paradas desde 2015. Foto: udgtv.com

Con información de Sididh y Somos el Medio